A pesar de que no ha reconocido su triunfo y esto le ha generado críticas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó que no tiene ninguna diferencia con Joe Biden, virtual presidente electo en Estados Unidos.

“No tenemos ninguna diferencia con el candidato del Partido Demócrata, con el señor Biden. Incluso lo conoció hace ocho o diez años. No tenemos nada en contra del posible presidente electo, Biden, y no tenemos en contra nada del Partido Demócrata, de ninguno de los dos partidos. Nosotros somos del partido de México, entonces qué queremos, actuar con prudencia, que las autoridades resuelvan y entonces nos vamos a pronunciar y a reconocer lo que se decida en las instancias competentes”, expresó en La Mañanera de hoy.

Resaltó que si se tiene buena relación con Donald Trump, quien buscó la reelección con el Partido Republicano, es porque en los casi dos años de gobierno que lleva éste ha sido respetuoso con México.

Además, el Ejecutivo mexicano descartó que esta postura afecte la relación bilateral, dado que, al contrario, está basada en el respeto.

“Hay tiempos, ya se va a saber quién va a ser el próximo presidente y establecemos ya la relación, que no va a ser mala en ningún caso. Vamos a tener siempre muy buena relación, vamos a procurar buena relación con el gobierno de Estados Unidos, pero no nos vamos a meter. Eso de pronunciarnos es como si fuésemos nosotros jueces electorales”.

Recordó que la política exterior de México está marcada en el artículo 89 bajo el principio de no intervención, y se rige por ello.

Reprochó que lo que él considera “intelectuales orgánicos”, como Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín cuestionen el porqué no da una postura, cuando no ha concluido el proceso estadounidense.
“El esperar no significa que nosotros vamos a estar avalando de que hubo fraude, eso no lo sabemos ni nos corresponde, eso lo tiene que resolver la autoridad competente, los jueces.

“En el caso nuestro, yo recuerdo el 2006, también por la política de los diplomáticos, que a veces son muy afanositos, armaron todo para que empezaran a llover las felicitaciones, y se dio el caso que todavía no se contaban los votos, no había una decisión en México, y el presidente (José Luis Rodríguez) Zapatero (de España) ya estaba felicitando a (Felipe) Calderón”.

Recordó con artículo expuesto en pantalla que ahí no dice que el Presidente de México tenga que pronunciarse como juez electoral de temas que sólo competen a otros países.

Además, retomó la situación de hace cuatro años, cuando en México hubo mucha expresión a favor de la Hilary Clinton, quien compitió con Trump, entre ellas del exgobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien dijo que el Trump significaría un huracán categoría 5.

Fuente: 24 horas