A poco más de un mes del paso del Huracán “Eta” por Tabasco, las autoridades deben hacer público el padrón de damnificados, para saber qué apoyos y a quién ha llegado la asistencia, demandó la diputada Soraya Pérez Munguía.

“Urge acelerar la ayuda a la población, porque el beneficio es marginal respecto a la población afectada. Hay personas que no fueron registradas y el auxilio no llega, en tanto que quienes tuvieron la suerte de ser incluidos en el censo, no se ha hecho del conocimiento público los mecanismos y reglas de operación para incluirlos en el padrón de damnificados” advirtió.

A través de un Punto de Acuerdo, la legisladora tabasqueña pidió que la Cámara de Diputados, solicite a la Coordinación Nacional de Protección Civil el censo oficial de víctimas, que fue levantado en 13 de los 17 municipios afectados en la entidad, y que tanto el gobierno de Tabasco, como la Secretaría del Bienestar federal, informen del número total de personas que, a la fecha, han recibido apoyos mediante el Programa de Emergencia Social, así como en la reconstrucción y ampliación de viviendas.

Soraya Pérez demanda un programa para apoyo al campo

Asimismo, demandó que las dependencias federales instalen, de manera inmediata, un programa de asistencia económica para el campo, debido a que hay cientos de hectáreas anegadas, y que el Ejecutivo federal elabore un plan integral que dé verdadera solución a los efectos causados por las inundaciones y asegure la participación de especialistas y sociedad civil organizada.

“La emergencia en el llamado ‘Edén de México’ continúa, hay zonas que todavía están en riesgo ante el incremento de las lluvias y el constante desfogue de la presa Peñitas. Se debe vigilar que se cumpla la promesa presidencial de que no va a quedar un damnificado sin ser atendido”, dijo Pérez Munguía.

Expuso que es momento de evaluar la entrega de apoyos, debido a que después de la declaratoria de emergencia para los municipios dañados, el gobierno estatal accedió a recursos del Fondo de Contingencia para atender necesidades alimenticias, de abrigo y salud de la población lastimada; la Secretaría del Bienestar, transfirió dinero para reponer enseres domésticos perdidos en la contingencia y el Presidente anunció un programa para ayudar a 30 mil viviendas afectadas por las lluvias y el desfogue de la presa Peñitas.

Por último, la legisladora priista insistió en que, pese a lo dicho por las autoridades, la queja principal de miles de tabasqueños en las últimas semanas es que no han sido censados y que, como consecuencia, no han recibido ningún tipo de apoyo.

Fuente: 24 horas