Algunas naciones latinoamericanas combaten a grupos feministas y de la diversidad sexual porque ponen en duda el orden establecido desde la Colonia, afirmó la investigadora de la Universidad San Francisco de Quito, Ecuador, María Amelia Viteri, en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Al dictar la conferencia magistral “Una mirada crítica a la teoría queer y a los estudios de género desde los legados coloniales”, la especialista refirió que el legado de la Colonia ha erosionado la presencia y participación de grupos de la comunidad LGBT y feministas en la vida política, lo cual afecta la democracia en los países y vulnera los derechos de los grupos más desfavorecidos. 

En el marco del Tercer Congreso Internacional de Estudios de Género, organizado por la Escuela de Artes Escénicas y la Universidad Veracruzana, expresó que los grupos antigénero observan a la familia heterosexual como la base y soporte de la sociedad, conformada por hombre y mujer y cuyo fin último es procrear. 

Consideran, abundó, que si se impone una ideología de género la sociedad no podrá subsistir. Incluso, definen al hombre y a la mujer solo por el aspecto biológico y no como una construcción social y cultural. 

Observan los discursos de la diversidad sexual como fuerzas extranjeras que atentan contra la naturaleza de las familias latinoamericanas, lo cual permea la vida pública y no permiten formas no binarias de vida. Así, por ejemplo, dijo, en varios países y regiones no se ha aprobado el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo. 

“Estamos marcados por las relaciones de colonialidad. La colonización trajo una mirada binaria al mundo y urge alejarse de esa visión, institucionalizada en la vida cotidiana y referencia de las nuevas generaciones”. 

María Amelia Viteri se pronunció por vivir fuera del poder colonial, para lo cual es necesario estar conscientes de cómo funciona e interrumpir sus preceptos. “Es crucial reconocer las conductas que no aceptan a grupos diversos y no reproducirlas, tarea interna que puede saltar a las instituciones y el espacio público”.