En su segundo día de gira por el sureste de país, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó hoy que ante la intensidad de las lluvias registradas en el sureste y el caudal de agua de los ríos, se tuvo que optar entre inconvenientes, por lo cual se evitó un daño mayor a Villahermosa pero se afectó la zona chontal.

El mandatario realizó un sobrevuelo en helicóptero por las zonas afectadas por las inundaciones en Tabasco y las presas que se encuentran en Chiapas.

A través de un video difundido en sus redes sociales, el mandatario dijo que se abrieron parcialmente las compuertas de las presas para evitar que se registrara una inundación mayor en Villahermosa, aunque eso implicó que la salida del agua afectara los municipios de Centla, Jalpa y Nacajuca, habitadas principalmente por los indígenas chontales.

Durante el recorrido aéreo estuvo acompañado por la jerarquía militar, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval y el secretario de Marina, Rafael Ojeda, así como por la titular de la Coordinación Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.

Como lo hiciera un día antes, también efectuó el recorrido con el gobernador del estado, Adán Augusto López.

En el video, tomado durante su recorrido por las zonas afectadas por las inundaciones en Tabasco, el presidente comentó que a pesar de que en esta ocasión las lluvias fueron más intensas que en 2007, el impacto en la capital del estado fue menor que entonces.

Al describir el recorrido que realizó, López Obrador dijo que a diferencia de hace una semana cuando se desfogaron hasta 2 mil 100 metros cúbicos por segundo de la presa Peñitas, ahora, se desfogan únicamente mil 200 metros cúbicos por segundo.

Durante el recorrido, López Obrador describió la situación de los ríos Usumacinta -el más caudaloso del país y que desemboca al mar por Frontera, Tabasco, zona muy afectada por la anegación del agua, el Carrizal, el Samaria y el Grijalva. Explicó que la adquisición de las dragas permitirá desazolvar los ríos ubicados en las zonas más bajas de Tabasco.

Explicó que una de las compuertas de la presa Peñitas se tuvo que cerrar para “que no se inundara por completo Villahermosa”. Se buscó no inundar la capital y canalizar la salida del agua por el río Samaria.

Dijo que en la parte baja se ve muy afectada por el estancamiento del agua debido al azolve que hay en los ríos, aunque destacó que precisamente en esas zonas es hacia donde se dirigirán las dragas.

Fuente: La Jornada