Durante el periodo abril-junio de 2020 la pandemia de COVID-19 afectó de manera diferenciada a las entidades del país, en función de su participación en aquellos sectores que han resentido en mayor medida el impacto de los choques de la oferta y demanda derivados de la emergencia sanitaria, sostuvo la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México, Liliana Rendón Rojas. 

La integrante del Centro de Investigación en Ciencias Económicas de la Facultad de Economía de la UAEM explicó que durante el segundo trimestre de 2020 se acentuaron las afectaciones a la actividad económica por la pandemia de COVID-19 y las acciones implementadas para su contención. 

Indicó que todos los estados del país mostraron disminuciones respecto al mismo trimestre de 2019, medido a través del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal, cuyas cifras más significativas refieren que Baja California y Quintana Roo han sido de los más afectados, ya que su principal actividad productiva es el turismo, que mostró una caída de -42.5 y -40.6 por ciento, respectivamente. 

            “El norte y las entidades del centro han resentido la caída de las manufacturas, debido a su mayor grado de especialización en ese sector; además de que al interior de México se presenta una alta concentración de actividades declaradas como no esenciales, como la industria automotriz, en tanto, en el sur el turismo explica la contracción que se anticipa en esa región del país”. 

Liliana Rendón Rojas dijo que de acuerdo con el indicador y durante el lapso referido, el único estado que mostró una tasa de crecimiento fue Tabasco con un 1.6 por ciento.