La senadora y presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, señaló que ante la crisis económica que vive el país por la pandemia del Covid-19, y por la falta de políticas públicas adecuadas para hacerle frente, es que en México cada vez hay más menores en condiciones de mendicidad, lo que comúnmente se conoce como “pedir limosna”.

Sostuvo que datos del Coneval arrojan que la mitad de la población infantil en México vive en condiciones de pobreza, es decir, más de 3 millones de niñas y niños se encuentran en pobreza extrema, y 1 de cada 10 ni siquiera asiste a la escuela.

Mientras que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), prevé que 1.4 millones de estudiantes mexicanos no regresarán a clases en el ciclo escolar 2020-2021, añadió.

Por lo anterior es que la legisladora de Acción Nacional presentó una iniciativa para reformar el artículo 44 de la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, a fin de que dentro de las responsabilidades de velar por el sano desarrollo de niñas, niños y adolescentes, se adquiera la de brindar el acceso a una vida libre de condiciones de mendicidad, entendiendo por esto toda situación que implique solicitar limosnas para él o para un tercero.

“En este contexto la mendicidad infantil ya sea producto de la trata de personas o de alguna otra modalidad como la necesidad de lograr la subsistencia familiar, se plantea como un problema en aumento”, expresó.

Vázquez Mota refirió que, de acuerdo con la medición del Inegi, más de 3 millones de niñas, niños y adolescentes de entre 5 y 17 años tienen que trabajar, y de estos más de 2 millones lo hacen en actividades no permitidas, y un millón trabaja en labores domésticas no adecuadas.

“El último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), destaca que cuando la pobreza aumenta un 1 por ciento, el trabajo infantil aumenta en alrededor de un 0.7 por ciento. Proyecciones de especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), pronostican que en México aumentará la pobreza en un 14 por ciento, siendo así, que el trabajo infantil podría aumentar alrededor de un 10 por ciento en nuestro país”, afirmó.

La senadora sostuvo que si bien en nuestro país existe legislación que obliga a los tres niveles de gobierno a proteger los bienes jurídicos tutelados de los infantes que son: su integridad física y emocional, su libertad sexual, la moral pública y las buenas costumbres, es importante poner cimientos de un avance gradual en el combate contra las modalidades de trata de personas.

“Todo planteamiento para prevenir y erradicar la mendicidad de niñas, niños y adolescentes en México se debe centrar en que ejerzan su derecho al juego, a la educación, a la convivencia, a una vida sin violencia, a la salud, a crecer y, lo más importante, a ser felices”, concluyó.