Las investigaciones por presuntos vínculos con el crimen organizado que se seguirán en México contra el general Salvador Cienfuegos Cepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), se basarán en la investigación hecha por autoridades estadunidenses y que hace seis días se hicieron llegar a la cancillería mexicana.

Así lo informó en conferencia de prensa el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, quien detalló parte del proceso diplomático que se siguió para alcanzar un acuerdo entre el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Fiscalía General de la República (FGR) a fin de que se desestimaran los cargos contra el general en aquel país para que sea juzgado con base en las leyes mexicanas.

El secretario Ebrard informó que una vez que la jueza del caso en aquel país se pronuncie y dé pauta a que se concrete este acuerdo, la FGR, que ya tiene abierta una investigación contra el general Cienfuegos Zepeda, “recibirá a un ciudadano mexicano que no tiene cargos en Estados Unidos en este momento” y que será sometido a una investigación en nuestro país con apego a las leyes mexicanas.

El canciller enfatizó que este acuerdo representa “no un acto a la impunidad, sino un acto de respeto a México y a sus fuerzas armadas”, pidió todo el crédito de la negociación al Fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero cuyas diligencias, dijo Ebrad, fueron atinadas y enérgicas.

Aclaró que mañana, durante la audiencia de Cienfuegos Zepeda programada en Nueva York, la jueza del caso se pronunciará sobre este desestimiento en las indagatorias en aquel país, a fin de que en breve el general sea trasladado a México y puesto a disposición de la FGR.

“Mañana tendrá conocimiento la juez de Nueva York y tendrá que acordar lo que a su juicio decida. Significa que seguirá su proceso en México, que retornará a nuestro país, significa que los hechos presumiblemente se llevaron a cabo en territorio mexicano, significa que los indicios dentro del ámbito de la FGR tendrán que ser confirmados por esa dependencia, significa un acto que vemos con simpatía”, refirió Ebrard Casaubón.

Detalló que las autoridades diplomáticas y de justicia mexicanas se sumaron al esfuerzo para gestionar con sus contrapartes estadunidenses, de la actual administración, que Cienfuegos Zepeda sea trasladado a México para ser investigado, y en su caso, procesado, en nuestro país. De acuerdo con las indagatiorias estadunidenses, sobre el general pesan cuatro cargos relacionados con presuntos vínculos con el cártel del H-2, para brindar protección y permitir el tráfico ilegal de droga hacia el país del norte, y lavado de dinero.

Ebrard recordó que hizo extrañamientos y quejas diplomáticas tanto al embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau; y el fiscal de aquel país, William Barr, ya que el gobierno mexicano no fue informado con antelación sobre la investigación y detención del ex titular de la Sedena, esto con base en el criterio de la alianza contra la delincuencia organizada que tienen los dos países.

Apuntó que el 28 de octubre envió una nota diplomática a la embajada de Estados Unidos expresando el profundo extrañamiento por esa situación, independientemente de su inocencia o culpabilidad del general.

Dos días después, el director para América del Norte de la cancillería, Roberto Velasco, recibió de parte de la embajada estadunidense un oficio con fecha de 29 de octubre de la DEA, que fue acompañado por un anexo de 743 páginas referentes a las investigaciones y acusaciones contra el secretario de la Defensa Nacional. Documentos que son la base de las indagatorias y proceso que seguirá la FGR, señaló Ebrard.

El 2 de noviembre, el canciller envió el oficio y el anexo al fiscal general, Alejandro Gertz Manero, para su análisis. Y el 6 del mismo mes volvió a hablar telefónicamente con Barr para notificarle que había turnado el oficio y el anexo a la FGR.

Ese mismo día, la dependencia de justicia mexicana informó a la SRE que había ya solicitado de manera formal la evidencia del caso que obraba en poder del Departamento de Justicia de Estados Unidos .

El 11 de noviembre el gobierno de México recibió la evidencia mediante valija diplomática, que fue enviada a la FGR y este martes, seis días después, de manera conjunta la FGR y el Departamento de Justicia de Estados Unidos dieron a conocer que gracias a un acuerdo se solicitó que se retiraran los cargos de Cienfuegos Zepeda en aquel país, para que sea investigado y juzgado en los términos de la ley mexicana.

Ebrard Casaubón dijo que el fiscal Gertz manejó el asunto de manera “atinada y enérgica”, por lo que logró esta declaración conjunta en favor de México.

Fuente: La Jornada