La crítica cinematográfica parece ya no ser necesaria, debido a que con la democratización provocada por las redes sociales, la gente dejó de buscar opiniones argumentadas y se conforma con la uniformidad que da el exabrupto o el elogio, afirmó el periodista Manuel Almazán Terrón, en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Al participar en el Cuarto Encuentro Internacional de Filosofía y Cine con la conferencia en línea “La crítica cinematográfica en México”, subrayó que la crítica del séptimo arte, por ser analítica y reflexiva, es fundamental y clave para la sociedad. 

Durante este ejercicio académico, organizado por la Facultad de Humanidades y la Escuela de Artes de Escénicas, el experto indicó que los críticos se forman a través de los años, pues además de ver cine tienen una cultura amplia. “Su función radica en comunicar a un mayor público si una película tiene ciertos rasgos de valor artístico”. 

Mencionó que en la coyuntura actual, hay varias personas que utilizan alguna red social o herramienta tecnológica para emitir su opinión acerca de una película o director; sin embargo, consideró que varios de ellos no cuentan con una formación profesional. 

El especialista enfatizó que esos comentarios no son crítica. Son opiniones personales que no aportan una reflexión profunda sobre el cine. “Hay casos en que la sociedad le da una importancia relevante a lo que se escribe en redes sociales y, por ello, se deja de ver alguna película o se vanagloria otra. Lamentablemente la crítica seria ha quedado de lado”. 

Manifestó que durante el confinamiento sanitario por la COVID-19, en el cual se han desarrollado festivales cinematográficos híbridos o en línea, la crítica ha vuelto a tener cierto predominio, ya que se puso especial atención a las personas que hacen análisis de los filmes. 

Manuel Almazán Terrón aseveró que la crítica no predice el éxito o fracaso de una película, no tiene la relevancia para determinarlo. Ello radica en otros elementos relacionados con el aparato industrial, en los que se engloban distribuidores, productores y exhibidores.