Los puestos ambulantes y comercios del Centro Histórico se mantuvieron abiertos hoy a pesar de las restricciones del semáforo rojo.

Los ciudadanos desafiaron al Covid, y sin importar que la Ciudad de México está al borde de la saturación hospitalaria, los capitalinos acudieron a realizar sus compras navideñas.

Algunos comerciantes ambulantes relataron a este diario que recibieron el aval para vender este sábado y domingo, a pesar de que se decretó el cierre de actividades esenciales hasta el 10 de enero.

Respecto a los comercios establecidos, los trabajadores señalaron que fueron citados a trabajar y les explicaron que abrirían normal pero en cualquier momento podría cerrar.

Por lo que algunos comerciantes les explicaban que si necesitaban alguna mercancía o cambio de lo que ya había comprado, tocarán la cortina pues seguirían atendiendo con las puertas cerradas.

Otros comerciantes indicaron que por el cierre del año analizaban llevar sus mercancías a otros estados cercanos y con restricciones menores, para terminar con sus productos de fin de año.

Fuente: 24 horas