La mala elección del material para realizar incrustaciones dentales puede derivar en oxidación y pigmentación de los dientes, alertó el especialista José Leopoldo Ambriz Araujo, al dictar la conferencia “Hablemos de metales” a la comunidad de la Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma del Estado de México.  

En el marco del Programa de Formación Integral del Alumno de la Facultad de Odontología, el experto detalló las características que debe tomar en cuenta el odontólogo al momento de elaborar una incrustación dental. 

Explicó que existen metales denominados preciosos como el oro y la plata, cuya reactividad es diferente en la cavidad bucal y que debe conocer el profesional como el cliente. 

El oro, abundó, es uno de los mejores materiales para realizar la incrustación; en contraste, en la mayoría de los casos, la plata puede provocar oxidación y pigmentación de las piezas dentales. 

“La plata reacciona rapidísimo en boca y causa oxidación, pigmentaciones, mientras que el oro es un metal menos reactivo, ya que su química va a ser más estable dentro de boca, obviamente, fusionado a otros metales”. 

Sostuvo que otra de propiedad de los metales que se debe tomar en cuenta para realizar una incrustación es su facilidad de pulido, pues entre más sencillo sea llevar una superficie al brillo tendrá menos porosidad y de esta manera tendremos la certeza de que la aleación es de fácil mantenimiento y limpieza, que no acumulará placa bacteriana, sarro u hongos, es decir, será una aleación eficiente. 

La resistencia mecánica, dijo, es otra variable para considerar en las piezas removibles, es decir, que tenga la capacidad de resistir la tracción, compresión, torsión o flexión, sin deformarse, lo cual dependerá del adecuado vaciado que tenga la incrustación. 

En ese sentido, recomendó a los estudiantes mantenerse en capacitación en cuanto a la novedad de materiales dentales, las aleaciones recomendadas y, sobre todo, conocer al paciente y la capacidad que tiene su cavidad bucal para aceptar cierto tipo de metales, además de tener una relación estrecha con los técnicos encargados de hacer las incrustaciones para que tengan el acabado que se requiere.