El cierre de actividades y las disposiciones sanitarias en el Valle de México y otras entidades del país pone en “jaque” a la industria de bares, discotecas y centros nocturnos, ya que se estima que el 70% de los negocios dejen de operar y dejen sin empleo a 350,000 personas.

El presidente de la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos (AMBADIC), Helking Aguilar Cárdenas, dijo que tras 10 meses de no permitirles operar, cerca de 6,000 negocios de los 8,500 unidades que existen, cerrarán definitivamente durante enero.

Resaltó que durante los primeros 9 meses de pandemia por el Covid-19, el sector de bares y discotecas han perdido más de 160,000 millones de pesos, equivalente a  20,000 millones de pesos mensuales derivado del cierre de la industria.

“Con las limitantes de horarios de funcionamiento y servicio, apenas se lograba  sostener 265,000 empleos a nivel nacional, por lo que el trabajador percibía, en promedio, dos terceras partes menos de ingreso que obtenía antes de la pandemia y alrededor de 3,760 negocios habían cerrado sus puertas de manera permanente”, explicó Aguilar.  

El dirigente de la AMBADIC comentó que ningún negocio puede subsistir 10 meses cerrado y sin apoyos de ninguna especie además del olvido por parte del gobierno hacia la industria y la vida nocturna.

“Los lugares formales que generan empleos, pagan impuestos y servicios vuelven a estar cerrados y la informalidad tolerada al 100%, es una muestra más del populismo que impera en este gobierno y el abandono al sector empresarial”, reprobó el representante de la industria.

Ante tal situación, aseguró que la movilización y protesta nacional del sector sigue en planeación por lo que ésta se realizaría en los últimos días de enero de 2021, además se llevará a cabo de manera paralela una campaña mediática y activismo social con el apoyo de los trabajadores de la industria y clientes “hasta que podamos reaperturar la industria de la vida nocturna”.

Fuente: El Economista