En medio de una crisis sanitaria, económica, de seguridad y sin haber hecho jamás públicas las peticiones ciudadanas que se oponían, como lo marca le ley, el cabildo aprobó por mayoría el Plan Municipal de Desarrollo Urbano de Naucalpan, propuesto por el gobierno de Morena que actúo a espaldas de los afectados.

La panista Angélica Moya Marín, vecina por más de 50 años de este municipio y una voz que se suma a este descontento al entender las graves implicaciones del mismo, afirmó que la administración encabezada por Patricia Durán, ignoró por completo las protestas de inconformidad, de la misma manera que hizo a un lado sus promesas de campaña de velar por su bienestar.

Naucalpan, dijo, atraviesa por una gran crisis en materia urbana y quienes habitan en el municipio han visto como se han deteriorado los servicios de seguridad, de agua potable, recolección de basura, limpieza de calles y áreas verdes.

Es claro que, al aprobarse este plan, no sólo se autorizan construcciones en algunos de los pulmones más importantes de Naucalpan, sino también el cambio de uso de suelo y el comercio indiscriminado en zonas residenciales.

Moya Marín hizo un llamado para no darse por vencidos; a seguir unidos y coordinados en acciones utilizando las vías legales para evitar el daño que este Plan de Desarrollo Urbano ocasionará en la calidad de vida de sus habitantes.