La corresponsabilidad en la convivencia está dirigida a conseguir una nueva organización del sistema social y económico donde mujeres y hombres puedan ser compatibles en las diferentes facetas de su vida: empleo, familia, ocio y tiempo personal, indicó la académica de la Universidad Autónoma del Estado de México, María del Rocío Flores Estrada. 

            En el marco del Programa de Formación Integral del Alumno de la Facultad de Odontología de la UAEM, Flores Estrada compartió con la comunidad estudiantil la pertinencia de la corresponsabilidad en la convivencia para una mejor interrelación personal. 

Sostuvo que su relevancia ha impulsado la existencia de guías de corresponsabilidad laboral, familiar y personal y tiene como objetivo articular las tareas productivas y reproductivas para armonizar los espacios de la familia y trabajo de una forma más equitativa entre hombres y mujeres, como elemento clave para el desarrollo de los países. 

“Conciliar la vida laboral, familiar y personal facilita la consecución de la igualdad afectiva entre mujeres y hombres. Se busca que todo lo realicemos desde la óptica de la corresponsabilidad”. 

Afirmó que la corresponsabilidad en la convivencia personal, familiar y laboral busca, sobre todo, la inclusión en oportunidades de la mujer y el hombre equilibrando a través del reconocimiento del otro las actividades que realiza. 

“La corresponsabilidad de la actividad pretende llevarnos a una inteligencia colectiva. Generalmente durante la convivencia lo que tenemos que hacer es reconocer al otro, es decir, todas las personas con las que convivimos. Se trata de reconocer al otro en sus cuatro dimensiones: física, biológica, social y espiritual”. 

María del Rocío Flores Estrada agregó que la corresponsabilidad en la convivencia pretende que hombres y mujeres tengan las mismas responsabilidades laborales, los mismos derechos y obligaciones, tanto en el trabajo como en la casa, no solo en cuestiones laborales, que es el rubro más abordado, sino en todos los ámbitos.