El gobierno de Japón dio a conocer que prohibirá la entrada de personas extranjeras de todo el mundo para evitar la propagación de la nueva cepa de COVID-19 dada a conocer en el Reino Unido.

Autoridades japonesas confirmaron la llegada de cinco casos provenientes de la Gran Bretaña y por ello la primera decisión fue poner en suspensión los vuelos provenientes de Inglaterra, sin embargo, ahora la medida se extendió a todo el mundo.

Este protocolo entrará en vigor a partir del lunes 28 de diciembre y se extenderá hasta finales de enero o hasta determinar el riesgo de contagio de esta nueva variante.

Para los japoneses que regresen al país desde el extranjero podrán entrar, pero deberán aislarse de manera estricta por 14 días.

Yoshihide Suga, primer ministro japonés indicó que la decisión fue discutida con las autoridades expertas en salud de su país.

Además de Japón, otras 15 naciones han cerrado los vuelos provenientes del Reino Unido como medida preventiva para evitar la propagación de virus.

Datos de la Organización Mundial de la Salud reportan que la nueva cepa de COVID-19 es 70% más contagiosa, pero su nivel de fatalidad aún es desconocido.

Fuente: La Razón