De 1980 a 2012 el parque vehicular de los municipios de Toluca, Zinacantepec y Almoloya de Juárez experimentó un crecimiento de 300 por ciento, lo que provocó congestión vehicular y una mayor demanda de vialidades para circular, destacó José Manuel Romero Cuero, estudiante de posgrado de la Universidad Autónoma del Estado de México.  

            Al presentar sus avances de investigación, el estudiante de la Maestría en Movilidad y Transporte de las facultades de Planeación Urbana y Regional, Ciencias Políticas y Sociales e Ingeniería de la UAEM detalló que al aplicar sistemas de información y en un primer acercamiento al análisis de movilidad entre los tres municipios destaca que en Toluca existen 36 rutas de origen.  

            Asimismo, precisó, la capital mexiquense cuenta con tres concesiones y la frecuencia promedio de salida entre una unidad y otra es de nueve minutos; mientras que la ruta de mayor alcance supera los 30 kilómetros y su trayecto inicia en Santa María del Monte con destino al municipio de Lerma.  

Durante este ejercicio, realizado de manera digital y organizado por la Facultad de Planeación Urbana y Regional, el universitario sostuvo que el factor económico es el principal motivo de la movilidad, pues representa 54 por ciento del total de viajes, donde además Toluca es el principal destino.  

            Manifestó que previo a la pandemia de COVID-19, los factores educativo y salud son los segundo y tercer motivos principales de movilidad entre los tres municipios pertenecientes a la Zona Metropolitana del Valle de Toluca, ya que los principales centros hospitalarios se ubican al norte de la ciudad de Toluca.  

            José Manuel Romero Cuero indicó que el crecimiento de la urbanización en el Estado de México obliga al diseño de estrategias que superen las limitaciones que enfrenta cada territorio. Además, debe considerarse la participación conjunta de los diferentes sectores de la población para garantizar el derecho a la movilidad.