A su regreso al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) después de 11 años, México impulsará una agenda con perspectiva de género, el combate al tráfico ilícito de armas, la paz y seguridad, así como la protección a civiles y personas vulnerables en situación de conflictos, entre otros temas.

Desde Nueva York, durante la ceremonia de instalación de las banderas nacionales de los países miembros no permanentes recién elegidos para formar parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el periodo 2021-2022, Juan Ramón de la Fuente, representante permanente de México ante las Naciones Unidas, aseguró que México promoverá activamente, acorde a sus principios constitucionales, la resolución pacífica de conflictos y el derecho de autodeterminación de los pueblos, así como mantener la paz y la seguridad internacional respetando las leyes.

“Hoy es un día de gran honor para México y marca el inicio de la quinta participación de nuestro país como miembro electo no permanente en el Consejo de Seguridad. Estamos orgullosos de tener confianza con este asiento por la Asamblea General”, expresó en un breve discurso en la sede de la ONU.

El embajador reiteró que México mantiene su convicción sobre el multilateralismo al considerarlo una piedra angular en el orden global, además que en el tema al combate del tráfico de armas ilegales buscará la cooperación internacional efectiva al ser un tema que obstaculiza la paz mundial.

“En los dos próximo años México se esforzará en su compromiso con la comunidad internacional para fomentar la transparencia y la rendición de cuentas en la cooperación cercana con todos los miembros. Agradecemos a todos los países miembros por depositar su confianza en México tomamos este privilegio como una responsabilidad”, destacó.

Más temprano durante la inauguración de la XXXII Reunión de Embajadora y Cónsules REC2021, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, también reiteró que en el espacio del Consejo de Seguridad y en Ecosoc de las Naciones Unidas se pondrá énfasis en el control del tráfico ilícito de armas.

Fuente: El Economista