La farmacéutica china Tibet Rhodiola Pharmaceutical ha anunciado que una candidata a vacuna contra el coronavirus que desarrolla junto a la firma Stemirna Therapeutics ha obtenido la aprobación de las autoridades del país asiático para comenzar a realizar ensayos clínicos.

La empresa indicó este martes en un comunicado publicado en su página web que ha obtenido autorización de la Administración Nacional de Productos Médicos del país asiático para llevar a cabo estas primeras pruebas “según lo planeado”.

No obstante, la firma no confirma si las pruebas tendrán también lugar en el extranjero, como ha sucedido con los ensayos de otras candidatas a vacuna desarrolladas por empresas chinas.

Según la farmacéutica, la vacuna utilizará el ARN mensajero o ARNm, que se introduce en las células humanas para que el propio cuerpo produzca proteínas virales que le sirven para generar los anticuerpos que necesita para defenderse.

Este tipo de vacuna es la que emplean Moderna y Pfizer/BioNTech.

El pasado mes de julio, China autorizó los primeros ensayos de candidatas a vacunas ARNm, en este caso la de un proyecto liderado por el Ejército Popular de Liberación (EPL) junto con la Academia Militar de Ciencias y Walvax Biotech.

Cerca de cuatro millones y medio de personas han sido ya vacunadas en el gigante asiático.

Por otra parte, las autoridades chinas solo han autorizado hasta la fecha la comercialización de una de las vacunas contra la covid-19 desarrolladas en el país, la de Sinopharm y su subsidiaria Instituto de Productos Biológicos de Pekín.

Fuente: Vozpópuli