La evolución es un proceso de cambio en los organismos que puede llevar millones de años como lo ocurrido con el ser humano, donde variables como el sexo de la persona, la alimentación y las actividades desarrolladas son factores determinantes de lo que somos en la actualidad como sociedad, explicó el investigador, Luis Medrano González. 

Al dictar la conferencia virtual “La evolución humana en la perspectiva de evolución y diversidad de los primates”, en el marco de las actividades organizadas por la Facultad de Antropología de la Universidad Autónoma del Estado de México, el especialista de la UNAM realizó un recorrido histórico de las etapas de la evolución humana y los hallazgos para sustentarlas. 

Precisó que factores como la alimentación impactaron sobre la estructura del cuerpo humano e influyeron en el desarrollo cerebral, al cambiar de una dieta herbívora a carnívora. “Para cortar a los animales fue imprescindible el desarrollo de herramientas de caza y de capacidades de coordinación para la cacería”. 

Indicó que los hallazgos demuestran que el sexo de las personas determinó desde el inicio de la existencia de grupos sociales los roles a seguir y con características similares a los mamíferos. “Los varones, por tener mayor fuerza física, estaban destinados a la cacería, mientras que las mujeres, a la crianza y orden de las tribus, por lo que ellas desarrollaron con mayor facilidad el lenguaje y los hombres la coordinación”. 

Luis Medrano González refirió que existen distintos métodos para conocer la evolución física del ser humano a lo largo del tiempo como pueden ser piezas dentales o huesos; además, hay datos de la secuencia de DNA que dan información sobre la historia y se puede reconstruir a través de estas; sin embargo, es más complejo conocer cómo era el comportamiento de los primeros seres humanos.