Frente a un escenario en el que 40% de los hogares reporta una disminución de sus ingresos y la pérdida de 648,000 empleos formales, la eliminación de la subcontratación en México podría convertirse en “un golpe devastador” para la economía, la competitividad y para millones de familias, advirtió el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex)José Medina Mora Icaza.

El representante del sector patronal sostuvo que la prohibición de la subcontratación implicaría más dificultades para su recuperación económica y se estima que de desaparecer tendría una pérdida de al menos 2 millones de empleos.

A través de su Señal Coparmex, el empresario dijo que se constató de la recuperación lenta del mercado laboral, pues aún hay 2.9 millones de personas que no han logrado reincorporarse a él, de las cuales 700,000 corresponden al sector formal.

Medina Mora alertó al Ejecutivo y Legislativo, en vías de que se discuta la reforma al outsourcing, que la figura es utilizada y reconocida en todo el mundo al fomentar la inversión.

“Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Perú y Uruguay son algunos países con los que tenemos fuertes lazos comerciales y que han adoptado una regulación de ‘No prohibición’ en materia de subcontratación. En caso de que México implemente una política restrictiva provocaría una severa pérdida de competitividad frente a ellos y a países con esquemas laborales flexibles”, sostuvo.

En nuestro país, la subcontratación es un mecanismo perfectamente legítimo que opera a partir de la reforma laboral del año 2012 y es una figura avalada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además, instituciones internacionales como la OIT, la OCDE o el G20, así como organizaciones de empleadores de todo el mundo, reconocen la importancia de contar con esquemas de contratación flexible bien regulados porque fomentan el crecimiento del empleo y, al mismo tiempo, preservan y protegen los derechos laborales.

Ante el inicio del último periodo ordinario de la LXIV Legislatura, exhortamos al Poder Legislativo a analizar y discutir con objetividad esta iniciativa y, sobre todo, a que en el afán de solucionar problemas que no son una regla general, no se termine por afectar a los trabajadores que se pretende proteger.

La construcción de esta reforma debe tener como origen no una visión unilateral sino un acuerdo tripartito con dos objetivos claros: primero, que se respeten todos los derechos de los trabajadores; y segundo, que se mantenga la figura de la subcontratación especializada e interna para lograr flexibilidad en el mercado laboral y elevar la competitividad del país.

“Desde Coparmex le externamos al gobierno nuestra total disposición para colaborar en la identificación de actos de simulación de relaciones laborales, de sub-registro de ingresos o de evasión fiscal. Nuestra prioridad es proteger los derechos laborales y evitar a toda costa que se pierda uno solo de los 4.1 millones de empleos que hoy están bajo este esquema”, apuntó.

Fuente: El economista