Romper los paradigmas en materia ambiental es imprescindible para lograr un cambio real y a largo plazo en este ámbito, afirmó el especialista Mario Alberto Pichardo Mejía, al participar como ponente en el Curso-Taller “Formadores ambientales universitarios”, impartido de manera virtual en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Durante su plática “Cambiando paradigmas en gestión integral de residuos”, Pichardo Mejía compartió con los estudiantes universitarios su experiencia como formador ambiental, refiriendo que aún imperan creencias que impiden avanzar en el cuidado real del ambiente y el tratamiento de los residuos. 

El ponente indicó que uno de los principales paradigmas que perduran es catalogar a los residuos como basura y a ésta como algo sucio, foco de infección y que está rodeada de fauna nociva y olores desagradables, cuando en diversos países como Japón, los residuos se separan de manera adecuada y efectiva sin que su confinamiento sea negativo para el ambiente. 

Aseveró que la idea del reciclaje y reúso no ha sido implementada de manera correcta, por lo que, por ejemplo, una persona que busca ser amigable con el medio ambiente comete errores al reusar una botella de PET que contenía agua y es llenada con un líquido o sustancia corrosiva, en lugar de haberla entregado desde el primer momento a su reciclaje, ya que el nuevo líquido impedirá que aquel plástico tenga un confinamiento rápido y adecuado. 

Por otra parte, Mario Alberto Pichardo Mejía consideró que también es necesario implementar la actividad de consumo inteligente y responsable en las personas, con lo que habría una disminución de residuos sólidos. 

En este sentido, aseguró que los formadores ambientales deben estar actualizados y ser facilitadores para su grupo, explicando que reducir residuos debe ser la prioridad, así como el reciclaje y reúso adecuado. 

Lamentó que el sistema de educación tradicional deje de lado la formación ambiental transversal como una oportunidad para concientizar sobre el cuidado, desde que se es pequeño, en materia ambiental. “La sociedad sigue relacionando el cuidado ambiental como una actividad que realizan los hippies, cuando es una responsabilidad de todos”. 

            Cabe destacar que la UAEM, a través de la Dirección de Protección al Ambiente, forma a universitarios que buscan ser parte de las brigadas ambientales en sus respectivos organismos académicos, con la finalidad de emprender acciones contundentes que beneficien su entorno.