En la gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador por Baja California Sur, en donde inauguró dos plantas móviles de turbogas, el gobernador Carlos Mendoza Davis agradeció al titular del Ejecutivo federal su apoyo para que la entidad cuente con energía eléctrica suficiente, generada de manera más amigable con el medio ambiente.

Las dos plantas generarán 74 megawatts de flujo adicional de electricidad y tienen la capacidad de operar con gas natural y no con combustibles fósiles altamente contaminantes, resaltó el gobernador.

Mendoza Davis solicitó al Presidente retome el proyecto que resolvería de fondo las necesidades energéticas del estado: la instalación de un cable submarino que permita interconectar la entidad a la red eléctrica nacional “y así dejar de ser el único estado del país que se encuentra eléctricamente aislado”.

De lograrse esta interconexión, dijo, se abriría la posibilidad de que pudieran utilizarse de manera masiva mecanismos de generación de energía sustentable como la solar y la eólica.

Además, expuso, el Gobierno federal se comprometió a instalar cuatro nuevas unidades aeroderivadas móviles, capaces de generar 108 megawatts de electricidad, para resolver con mayor holgura “el grave problema para cubrir la alta demanda”.

Mendoza Davis indicó que, ante la crisis de falta de electricidad que sufrieron algunos estados por la limitada capacidad de almacenamiento de ese energético, en Baja California Sur “estamos preparados para aportar la solución a ese problema. En unos meses contaremos con el almacenaje y suministro permanente de gas natural que llegará por vía marítima”.

Así, anunció que en el puerto de Pichilingue, con una inversión de 5 mil millones de pesos, se construye una planta almacenadora y distribuidora de gas natural, que surtirá por primera vez al estado.

Fuente: 24 horas