Con el rechazo de la mayoría de Morena y sus aliados para que se incluyera en la orden del día un ejercicio de parlamento abierto, para escuchar todas las voces sobre la minuta de la iniciativa preferencial sobre la Ley de la Industria Eléctrica, iniciaron los trabajos para dictaminar la propuesta en comisiones del Senado, pero sobre todo marcó la pauta de lo que se advirtió: el proyecto del dictamen se aprobará “fast track”.

Al inicio de la reunión virtual de las comisiones unidas de Energía; de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático; y de Estudios Legislativos, Segunda, el senador panista, Julen Rementeria, propuso incluir en la orden del día un parlamento abierto de la iniciativa preferente que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador y dar voz a los ciudadanos.

Napoleón Gómez Urrutia, de Morena, dijo que esa es una forma de retrasar los trabajos para dictaminar la iniciativa preferencial del presidente, además de que en la Cámara de Diputados ya se hizo ese ejercicio parlamentario, moción que apoyó Jesusa Rodríguez porque “llevamos años de rezago pagando a empresas privadas a partir del sexenio de Miguel de la Madrid se elevó el precio de la luz.

Alejandra Reynoso, también del PAN, argumentó que el impacto a la citada minuta obliga a los senadores a no tener prisa; no se trata de retrasar, sino de hacer las cosas con responsabilidad y eso solo se puede lograr con un parlamento abierto, proposición que avalaron el perredista Miguel Ángel Mancera y Verónica Delgadillo, de Movimiento Ciudadano.

Xóchitl Gálvez, senadora del blanquiazul, refirió que la soberanía es no depender de los recursos fósiles que tanto contaminan y señaló que “no somos alcahuetes de nadie”, refiriéndose al desvío de recursos en la Comisión Federal de Electricidad, motivo por el cual Napoleón Gómez interrumpió con una moción de orden para que se trate de lleno el tema y arremetió acusando a la legisladora de tener una “cultura reaccionaria y corrupta”.