La vacuna mexicana contra el covid-19 genera altos niveles de anticuerpos y tendría efectos inmunológicos contra las variantes conocidas del virus SARS-CoV-2 y de otras detectadas en diversas partes del mundo, confirmó la rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca.

Integrante del grupo de investigadores que desarrolla esta vacuna, bautizada como QUIVAX 17.4, indicó que ya se puso a prueba en cabras, ovejas y cerdos que reportaron anticuerpos de uno en dos millones, cifras que están por encima de los niveles de productos similares.

“La vacuna se elabora a partir de una proteína quimérica recombinante desarrollada por el grupo de investigadores que, a partir de tener como base la proteína del virus SARS-CoV-2 generaron un molde para diseñar seis péptidos”, indicó.

Esta investigación se basa en el desarrollo de vacunas para animales que el investigador Juan Joel Mosqueda Gualito desarrolló desde hace 20 años, con resultados positivos. Es diferente a otras vacunas porque en la mayoría se replica el total de la proteína, del ADN o ARN del virus en busca de que las células del receptor produzcan toda la espícula del patógeno, aseguró.

“Es un trabajo original, muy bien fundamentado y, en ese sentido, nuestra proteína es única en el mundo. Cada uno de los péptidos se alinean en una secuencia que no tiene nada que ver con la proteína original. Después, lo que se hizo es repetir el alineamiento para darle más potencia a la proteína quimérica.

“La idea es que cada péptido genere su propia cantidad de anticuerpos, que cada péptido despierte la respuesta inmune del organismo de forma individual, lo que potencia el efecto de la vacuna”, añadió.

García Gasca resaltó que no presentan síntomas adversos, nada que genere preocupación, pero sí muy altos títulos de anticuerpos, como de 2 millones de veces por unidad.

Fuente: proceso