Por Omar Aguilar

En Palenque, Chiapas, al asegurar que no es “machista”, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusa a la derecha de “fascistoide” y de manipular al movimiento feminista para orquestar una estrategia en su contra.

En tercer y último día de gira por el sureste, el primer mandatario se desestimó las críticas que ha recibido por la valla levantada frente a Palacio Nacional.

“Que quede claro, yo no soy machista, yo estoy a favor del derecho de las mujeres, a favor de la igualdad, siempre he estado. Yo soy humanista, y no estoy en contra del feminismo. Estoy en contra de la corrupción, del autoritarismo, contra de la hipocresía. Ahora resulta que los conservadores son feministas, es el colmo”.

Mediante un video sus redes sociales grabado al interior de su rancho conocido como “La Chingada”, el político tabasqueño destacó que nunca vamos a reprimir al pueblo.

En víspera del Día Internacional de la Mujer, López Obrador en repetidas ocasiones acusó a la derecha de estar ofuscada, lo que tradujo en las críticas hacia la colocación a las vallas.

Tras reiterar que no es una decisión motivada por el miedo, sino por la precaución, sostuvo que “las fuerzas conservadoras son muy retrógradas, muy autoritarias, infiltran gente para generar violencia, para dañar, ¡imaginen permitir que vandalicen Palacio Nacional! Es lo que quieren, un escándalo, una gran nota nacional e internacional”.

Insistió en que es mejor colocar una valla que enfrentar a una multitud con granaderos. Conminó a la manifestación pacífica, a que no haya violencia y nadie salga herido.

El jefe del Ejecutivo Federal señaló que se puede protestar e incluso llegar al insulto a la autoridad, eso está permitido, pero hay que cuidar el patrimonio nacional.

En el video de siete minutos López Obrador afirma que no se va a caer “en la trampa de la violencia de estos provocadores, porque son muy autoritarios, fascistoides los conservadores. Es Hitler, es Franco, es Pinochet. Así piensan dijo.

Qué tiene que ver eso con el feminismo? Al contrario, eso es lo opuesto del movimiento feminista”