Los concesionarios del transporte público de pasajeros en la Ciudad de México, integrados en Fuerza Amplia de Transportistas (FAT), acusan que mediante un discurso retórico el gobierno de esta capital impone un diálogo de sordos en las mesas de trabajo, mientras gana tiempo y malgasta dinero en un transporte que cuesta a la ciudadanía al menos 5 veces más que el concesionado, pero que los ciudadanos no sienten porque es dinero del presupuesto público.

Tras la reunión sostenida ayer en el edificio de Gobierno con el tesorero de la Ciudad, Roberto Carlos Fernández González, el secretario de la Secretaría de Movilidad, Andrés Lajous Loaeza y varios de los colaboradores de éste, sostuvieron los transportistas, “sólo nos dieron excusas para avanzar en el problema económico-financiero que tenemos por la falta de una tarifa justa, lo cual provoca que las mesas de trabajo se conviertan en un diálogo de sordos donde ellos ganan tiempo y nosotros seguimos perdiendo, cada día, capacidad de operación”.

Durante la reunión, Andrés Lajous expresó a los transportistas que si el gobierno de la ciudad les autorizaba el incremento de dos pesos a la tarifa, sería la perdición para el transporte público concesionado porque entonces los ciudadanos ya no se subirían a sus unidades, a lo que los dirigentes de Fuerza Amplia de Transportistas dijeron, sin pensarlo dos veces, que estaban dispuestos a correr el riesgo, respuesta que hizo recular al secretario de Movilidad.

En la reunión a la que asistieron Nicolás Vásquez Figueroa, Francisco Carrasco, José Luis Tenorio, Enrique Hernández, Pedro Chávez, Esteban Medina, Domingo Pérez y Víctor González en representación de los transportistas, el tesorero expresó por su parte que están dispuestos a condonar el 20 por ciento en algunos trámites como la revista, propuesta que dijeron en nada ayuda al sector porque ha sido generalizado en los recientes años que reciban un 15 por ciento de descuento.

“Eso y nada es lo mismo”, refirieron los representantes de los transportistas al reseñar los resultados de la reunión pactada con el gobierno de la Ciudad, donde no existe avance alguno, por lo que dejaron en claro que si no existe avance sustancial en la nueva reunión que sostendrán mañana jueves, continuarán sus manifestaciones porque “no fuimos a que nos entretengan y desgasten nuestro movimiento, fuimos por respuestas claras y no las tienen”.

El vocero Nicolás Vásquez dijo que las mesas de trabajo son un recurso retórico del gobierno para crear un ambiente de simulación, pero que sólo sirve para desgastar a los ciudadanos mientras ellos quieren ganar tiempo.

Por lo que dijo: “Retamos al gobierno de la Ciudad a que ofrezca un servicio como el del trolebús, pero sin el subsidio de 25.80 pesos que le están dando por cada pasajero que transportan, y si lo hacen, entonces que le digan a la ciudadanía a dónde van a parar esos 25.80 pesos por pasajero que deberían utilizarse para otros fines de bienestar general”.