Este lunes, la defensa del exsenador panista Jorge Luis Lavalle Maury negó que su cliente hubiera recibido dinero por parte del exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, para aprobar la Reforma Energética.

La continuación de la audiencia inicial de Lavalle dio inicio esta mañana en el Reclusorio Norte. El exsenador es acusado de haber recibido de tres delitos ligados al caso de corrupción de Odebrecht en Pemex: operaciones con recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho.

En la audiencia, la defensa del exsenador presentará 20 datos de prueba con la finalidad de que Lavalle sea vinculado a proceso por los delitos de los que lo acusa la Fiscalía General de la República (FGR), luego de que supuestamente aceptó sobornos para aprobar las reformas estructurales, principalmente la Reforma Energética, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, supuestamente procedentes de los pagos ilegales que dio Odebrecht.

De acuerdo con el abogado de Lavalle, parte de los datos de prueba se encuentran los testimonios de Francisco Olascoaga Rodríguez, jefe del Departamento Administrativo del director de Pemex y Rodrigo Arteaga Santoyo, secretario particular de Lozoya.

En dichas declaraciones, los dos operadores desmintieron haber recibido dinero y repartirlo para que se aprobaran las reformas estructurales de 2013, que también estuvieron influenciadas por la empresa brasiñeña Odebrecht y otras compañías extranjeras.

Días antes, la Fiscalía había solicitado a un Juez federal imponer la medida de prisión preventiva justificada al exsenador panista Jorge Luis Lavalle Maury, luego de que éste fuera detenido.

El 11 de agosto de 2020, Lozoya aseguró en sus testimonios que Jorge Luis Lavalle recibió 25 millones de pesos provenientes de la empresa brasileña Odebrecht.

El dinero que habría recibido Lavalle, según el director de Pemex durante el sexenio peñista, fue triangulado a través de diversas compañías, junto a otros senadores del PAN y el PRI por la aprobación de la reforma energética.

Las acusaciones de Emilio Lozoya apuntan que Lavalle fue parte de una red de 15 funcionarios de alto nivel que recibieron dinero de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de avalar “reformas estructurales” impulsadas por el expresidente Enrique Peña Nieto.

Fuente: Pulso