El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó este miércoles que ve con buenos ojos la reciente fusión entre Televisa y Univision, y pidió que no haya nunca más campañas antimexicanas en los medios de comunicación.

“Informo al pueblo de México que ayer se realizó la fusión de Televisa con Univisión y se constituyó la compañía de medios en español más grande del mundo (…) Según me informaron los nuevos directivos, el objetivo de esta fusión es ampliar la escala y los recursos para alcanzar mejores niveles de produccion de contenidos que se utilizan en las plataformas digitales en esta sociedad, y por eso vemos con buenos ojos la fusión, prevalece la inversión de mexicanos”, apuntó.

El presidente contó que ya expresó su satisfacción por este acuerdo a las compañías, a las cuales les pidió que no haya discursos xenofóbicos.

“Solo les pedí que empeñaran su palabra de que en este nuevo medio de comunicación nunca se maltratará, que hicieran ese compromiso, de no maltratar a los migrantes porque todos somos migrantes, incluso la grandeza de EU, se debe a los migrantes. Que no se permita la xenofobia, ni la discriminación, y en particular que se respete la dignidad de los mexicanos. Nunca más una campaña antimexicanos”, manifestó.

López Obrador informó también que, de conformidad con las leyes fiscales, esta operación significará un pago de varios miles de millones de pesos de impuestos a la Hacienda Pública.

Con respecto al monto, agregó que serán los servidores públicos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) los encargados de “hacer la cuenta”.

Grupo Televisa y Univision anunciaron el martes un acuerdo para fusionarse y crear la compañía de medios en español más grande del mundo: Televisa-Univision.

Televisa se mantendrá como el mayor accionista de Televisa-Univision, con una participación accionaria de 45 por ciento. Como parte del acuerdo, Televisa conservará la propiedad de izzi Telecom, Sky y otros negocios, así como las principales propiedades inmobiliarias vinculadas con las instalaciones de producción y los títulos de concesiones de transmisión.

Fuente: El Financiero