Rescatar a Naucalpan del abandono y el deterioro será una tarea difícil, pero no imposible, aseguró la candidata a la presidencia municipal de esa ciudad por la coalición “Va por el Estado de México”, Angélica Moya, quien agregó que aunque las arcas municipales están vacías “los naucalpenses tenemos corazón y dos manos para levantarlo”.

Recordó que en los años 70´s la zona industrial de Naucalpan era una de las de mayor actividad y crecimiento per cápita lo que generó el surgimiento de nuevos asentamientos y por ende una sobredemanda de servicios públicos. Para aliviar esa carga, la  administración pública proporcionó los recursos materiales y la mano de obra fue de los vecinos. “Así surgió esta localidad, de la faena de su gente y lo volveremos a hacer”, reiteró.

Actualmente, continúo, el municipio se encuentra en medio de una crisis sanitaria, económica, de seguridad y social evidente, por lo que es momento de dejar a un lado los intereses individuales y poner arriba los de los naucalpenses.

Sin duda alguna, reconoció, Naucalpan ha tenido malas administraciones municipales, pero la actual se lleva las palmas porque hizo a un lado sus responsabilidades con los naucalpenses.

Es evidente, expresó, que los gobiernos de Morena no dieron los resultados que prometieron y eso la gente no sólo lo ve, lo está padeciendo.

Al respecto, señaló, el principal problema, es precisamente la inseguridad “me lo han dicho las personas con las que he platicado, sobre todo en el transporte público. Ese es el delito que más lastima a los naucalpenses porque son muchísimos quienes  lo utilizan”.

Cuando  Angélica Moya fue presidenta municipal  se apostó a la prevención del delito y gracias a ello, en tres años disminuyeron considerablemente los índices delictivos, por lo que no quede duda que “tenemos la capacidad para gobernar y hacerlo bien”, concluyó.

Cabe mencionar que el fin de semana pasado, la candidata junto con vecinos de Río Hondo realizaron trabajos de limpieza y pintura en los campos de futbol, en los que participaron tanto adultos como jóvenes de la comunidad.