Unidades económicas y organizaciones sindicales con presencia en el Estado de México recibieron por parte del Gobierno del Estado de México, el Distintivo Naranja por la Igualdad en las Empresas, por llevar a cabo acciones que contribuyen a erradicar las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral.
 
Este año, 30 empresas y seis sindicatos obtuvieron este distintivo por mejorar prácticas laborales en materia de género, fortalecer el empoderamiento y la independencia de las mujeres trabajadoras, así como por garantizar el cumplimiento de sus derechos en un ambiente libre de discriminación.
 
Al asistir a la entrega de este distintivo, por segunda ocasión, el Gobernador mexiquense explicó que este año el número de participantes incrementó de 16 a 36, y sostuvo que la participación de empresas y sindicatos en es parte de la política de igualdad e inclusión que existe en el Estado de México.
 
El mandatario estatal informó que para conseguirlo las unidades económicas deben llevar a cabo siete acciones, orientadas a la erradicación de cualquier tipo de desigualdad, discriminación y violencia de género, las cuales son: promoción del balance entre la vida familiar y laboral, reclutamiento y selección de personal con igualdad de oportunidades para mujeres y hombres.
 
Así como mejora de condiciones físicas de los espacios de trabajo, salud y ambiente laboral; capacitación y sensibilización en materia de igualdad y prevención de la violencia contra las mujeres, prevención y atención del acoso y hostigamiento sexual, corrección de la segregación ocupacional, incrementando el número de mujeres en puestos directivos, y la disminución de las brechas salariales.
 
En el Estado de México, el sector privado, sociedad civil y Gobierno estatal firmaron también el Acuerdo por la Igualdad, en el Día Internacional de la Mujer, para atender los retos a los que se enfrentan las mexiquenses, impulsar la inclusión y equidad laboral, erradicar el acoso y la discriminación en los centros de trabajo.
 
La desigualdad laboral, la falta de oportunidades de crecimiento, así como el acoso contra las mujeres, existen en todos los países, al igual que la brecha salarial, situación que genera en el sector femenil, la reducción al acceso a la educación, salud y vivienda, además de incumplir en sus derechos sociales y poner en riesgo el desarrollo de sus familias.
 
Aunado a esto, por la pandemia por COVID-19, en América Latina cerca de 12 millones de mujeres salieron de la fuerza laboral.
 
El titular del Ejecutivo estatal señaló que las mujeres responden a cada desafío con inteligencia, solidaridad y generosidad, por lo que se debe seguir este ejemplo, con una actitud y compromiso que permita construir el mundo justo, equitativo y de oportunidades al que aspiramos.