El senador Eduardo Ramírez reconoció que “no hemos avanzado lo suficiente y quizá en este momento hay mujeres que padecen el delito de trata de personas, que están amenazadas”, por lo que es urgente actualizar el marco jurídico, la cooperación de organismos internacionales, el intercambio de experiencias con otras naciones y la coordinación entre los tres órdenes de gobierno.

El también presidente de la Mesa Directiva en el Senado de la República destacó que la trata de personas es un delito que rebasa fronteras y, para hacerle frente, se debe actualizar el marco jurídico en esta materia.

“Si es necesario, procurar el acercamiento entre los poderes legislativos de Centroamérica, Estados Unidos, Canadá o de otros países, a fin de afianzar criterios institucionales y legales, que permitan garantizar una vida segura para mujeres y niñas”.

El legislador por Morena señaló lo anterior en el marco del primer “Congreso sobre Prevención y Sanción de la Trata de Personas”, que se llevó a cabo en el auditorio del Museo de la Guardia Nacional y que organizó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Afirmó que México no puede enfrentar solo este flagelo que padecen mujeres y niñas que viven con miedo, hambre, sin techo, sin poder recurrir a las autoridades porque están amenazadas de muerte.

“Estoy completamente convencido que para combatir la trata de personas no puede haber intereses partidistas; los intereses de nuestra sociedad están por encima de todo”, expresó.

Ante Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana y Luis Rodríguez Bucio, comandante general de la Guardia Nacional, entre otros funcionarios, Eduardo Ramírez agregó que los legisladores reconocen el esfuerzo de instituciones y especialistas para analizar la situación actual del ilícito, así como los retos que debe enfrentar el Estado y la sociedad.

Fuente: Capital México