El Plan Municipal de Desarrollo Urbano tal y como está planteado en la actualidad atenta contra el patrimonio que tanto esfuerzo le ha costado a miles de familias naucalpenses construir, por lo que tendrá que ser modificado, aseguró la candidata a la presidencia municipal de esta ciudad, Angélica Moya Marín.

Vecinos de Vista del Valle, Paseos del Bosque, Satélite, Echegaray, Lomas Verdes y Boulevares, entre muchas otras colonias, han externado, en reiteradas ocasiones,  su preocupación por la aprobación, en diciembre pasado, de dicho documento, el cual ya fue enviado al gobierno estatal para su análisis y valoración.

Se dijeron engañados por el gobierno de la morenista Patricia Durán, quien realizó una consulta amañada y a modo para justificar el crecimiento inmobiliario; el cambio de uso de suelo mixto en colonias y fraccionamientos, así como las construcciones verticales prácticamente sin restricciones.

Al respecto, la candidata por la coalición “Va por el Estado de México”, reconoció que este crecimiento desmedido en algunas zonas de Naucalpan sólo implicará un incremento en la demanda de servicios públicos de por sí insuficientes.

El suministro de agua potable será cada vez menor; habrá disminución de áreas verdes; aumentará la inseguridad pública; afectará aún más la movilidad al saturar las vías de comunicación, entre otras afectaciones a la vida diaria de los naucalpenses.

Todo lo anterior, continúo Moya Marín, hace inviables los postulados centrales del PMDU propuesto por el gobierno de Morena, que da un duro golpe a los vecinos de Naucalpan que  están en todo su derecho de defender su patrimonio.

Confió en que de llegar a ganar las próximas elecciones del 6 de junio, el multicitado documento será revisado junto con los residentes de este importante municipio.

Definitivamente, el Plan Municipal de Desarrollo Urbano va para atrás “no puede funcionar de esa manera”; sin embargo, reconoció que  Naucalpan tiene que crecer porque está envejeciendo, pero no a costa de que las familias pierdan su patrimonio.

Hizo hincapié en que también habrá que esperar para conocer la situación legal en la que éste se encontrará el primero de enero del 2022, “ya que puede suceder que los amparos lo hayan tumbado y se haga moratoria su entrada en vigor”, concluyó.