La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México desplegará más de mil oficiales este domingo en las inmediaciones y al interior del estadio Azteca ubicado en Coyoacán, donde se llevará a cabo la final de la Liga MX, entre los equipos Cruz Azul y Santos, con el objetivo de garantizar la seguridad de los 20 mil asistentes que se estima arriben, evitar conglomeraciones y la comisión de hechos delictivos.

A partir de las 16:00 horas, mil 306 policías apoyados con 56 unidades oficiales, siete camionetas, 11 motocicletas, una grúa, una ambulancia y un helicóptero de los Cóndores, resguardarán el recinto deportivo, a fin de vigilar el arribo y el desfogue de los aficionados y con ello garantizar que la actividad se desarrolle adecuadamente.

Los uniformados también verificarán que los protocolos sanitarios por el virus Covid-19 sean respetados por los más de 20 mil asistentes que se tienen previsto acudan al lugar, ya que debido a la nueva normatividad, solo se permitirá la ocupación del 25 por ciento de la capacidad del estadio. Como parte de las acciones preventivas, 50 oficiales de la Subsecretaría de Control de Tránsito se desplegarán en las avenidas y calles principales que conectan con el Colosio de Santa Úrsula, los cuales realizarán los cortes a la circulación y de esta manera agilizarán la movilidad tanto vehicular como peatonal.

Mientras, en los accesos al estadio, serán colocados filtros de seguridad, en el que participarán 600 oficiales de la Policía Auxiliar, que revisarán a cada uno de los asistentes, con el propósito de evitar el ingreso de objetos que pudieran arriesgar la integridad física de las personas; además, los policías auxiliares estarán al interior de las instalaciones para vigilar a los organizadores, el staff, las porras o grupos de animación y los asistentes.

Durante el partido, la SSC recomienda acatar todas las medidas sanitarias como el uso obligatorio de cubrebocas, uso de gel antibacterial y, en la medida de lo posible, guardar la sana distancia en los asientos y exhorta a los asistentes a respetar los lugares asignados en las distintas zonas del estadio.

Además, de no perder de vista a los menores de edad durante los eventos masivos, ni sus pertenencias u objetos de valor y, ante cualquier eventualidad, los asistentes pueden acercarse a los policías más cercanos o solicitar apoyo a través del número de emergencias 911.

Para más información del evento, alternativas viales o solicitudes de auxilio, la Secretaría de Seguridad Ciudadana puso a disposición de la ciudadanía las cuentas de redes sociales @SSC_CDMX@OVIALCDMX y @UCS_GCDMX.

Fuente: La Jornada