“Estoy bien, estoy bien”, aseguró Harris mientras hacia un gesto con los dos pulgares hacia arriba tras el aterrizaje, añadiendo, no obstante, que “todos rezamos un poco, pero estamos bien”.

Tras hora y media de espera la vicepresidenta partió finalmente a bordo de un nuevo aparato.

“Se trata de un problema técnico. No hay grandes problemas de seguridad” para la exsenadora de California, dijo su portavoz Symone Sanders.

Una reportera a bordo del avión, el Air Force Two, describió un “ruido inusual del tren de aterrizaje durante el despegue”.

“Pero el aterrizaje (…) fue completamente normal”, dijo.

Fuente: AFP