Francisco Garfias

Sólo faltaron Las Golondrinas —pero no el mariachi— para despedir las conferencias vespertinas sobre la evolución de covid-19 en México, que encabezaba el doctor Hugo López-Gatell.

La epidemia no se ha acabado. Hay rebrotes en Quintana Roo y Yucatán. Pero ese ejercicio para dar a conocer el número de contagios, muertes, vacunados, recuperados, se terminó. El saldo oficial, hasta ayer, era de 229 mil 821 muertes; 2 millones 448 mil 820 casos confirmados y se han aplicado 36 millones 430 mil 953 vacunas anticovid.

Somos el cuarto país en el mundo con mayor número de decesos; y el décimo quinto en contagios. Esa es la realidad.

Como epílogo, el controvertido subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, clavó una puya a regímenes del pasado, los cuales se convirtieron en la lavadora de errores de la 4T.

Dijo que el país se enfrentó a un sistema de salud “desmantelado y privatizado”, por lo que una de las máximas lecciones aprendidas de la pandemia es la necesidad de contar con una cobertura universal.

“No nos vamos a ningún lado. Solamente dejamos este espacio para dar apertura a otras modalidades de comunicación que nos permitan adaptarnos a las circunstancias”, puntualizó.

*Fueron quince meses de conferencias diarias sobre covid-19 que dejaron muchas dudas sobre las cifras, en unos;  y satisfacción en otros. Ayer fue tendencia en Twitter el hashtag #GraciasLópezGatell. Un grupo de mujeres le llevó mariachis, pastel y flores, a manera de despedida. Por momentos volvió a ser el rockstar de la 4T.

Nadie parecía acordarse de su cruzada contra el cubrebocas, de sus fallidos pronósticos sobre fallecimientos, de sus salidas con covid y sin cubrebocas. 

Tiene también muchos detractores. Entre ellos está el diputado electo del MC, Salomón Chertorivski, exsecretario de Salud, quien puso un durísimo tuit en contra del subsecretario.  “Hoy @HLGatell termina su modelo de comunicación fracasado y mentiroso. Encubrió la muerte de más de medio millón de compatriotas y constituye un ejemplo de impostura anticientífica. En un Congreso liberado del designio autoritario del Ejecutivo, le haremos rendir cuentas”, prometió.

¿Podrá hacerlo comparecer con una mayoría absoluta de Morena y sus rémoras? Se ve difícil. 

*Al ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, le gusta pontificar. Lo hizo ayer con el tema de la libertad de expresión. Al inaugurar un panel con motivo del décimo aniversario de la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos, dijo, entre otras cosas, que el discurso de odio no está protegido por la Constitución.

“No confundamos la libertad con el odio. No confundamos la libertad de expresión con la incitación a la violencia. No confundamos la libertad de expresión con la falta de respeto a la dignidad de todas las personas”, señaló.

¿Estaría hablando de lo que escuchamos todos los días en la mañaneras o de las durísimas críticas que le han hecho por su cercanía con AMLO

La respuesta se la dejo a usted, lector.

*Ya que estamos aquí. La prolongación del mandato del  ministro presidente del máximo tribunal hasta el 2024 —dos años más de lo que marca la Constitución— no tiene el apoyo de ningún jurista que se respete. Las críticas han sido apabullantes. Zaldívar ya anunció que va a organizar una consulta con los otros diez ministros de la SCJN para tomar su determinación sobre si se va o se queda.

La ley no especifica las reglas de esa “consulta”, que en realidad  es una controversia. ¿Mayoría simple? ¿Mayoría calificada?  Eso lo tendrán que acordar los ministros.

*Mejor usen el ungüento que les recomendó YSQ, les dijo Felipe Calderón a los usuarios de redes sociales ardidos por la victoria  de su esposa, Margarita Zavala, en el distrito 10 de la CDMX. “Las cuentas y moneros de  gobierno lanzan campañas misóginas y de clara violencia contra @Mzavalac por su triunfo arrollador. Hipócritas. Cuando les conviene denuncian violencia de género. Cuando les conviene la practican”, escribió en Twitter. 

Margarita ganó por amplio margen como candidata de la Alianza Va Por México —PAN-PRI-PRD— al diputado morenista Javier Hidalgo, quien buscaba la reelección. Le sacó casi 40 mil votos. Pero algunos, como Epigmenio Ibarra,  dicen que el triunfo de Margarita “huele a fraude”.

¡Hágame el favor!  

Publicado en excelsior