Luis Serieys Zárate

22/06/2021

Ciudad de México

Mientras la Confederación de Trabajadores de México (CTM) afirmó que «siempre ha pugnado por el respecto a la ley, porque la legalidad es nuestra tarea permanente», en voz de Fernando Salgado Delgado, secretario general adjunto, durante el homenaje luctuoso, a 24 años del fallecimiento de quien fuera dirigente de la Central obrera, Fidel Velázquez Sánchez, la realidad los lleva a corretear a su antiguo dirigente rumbo a la tumba.

A nombre del dirigente nacional de la CTM, Senador Carlos Aceves del Olmo, Salgado Delgado resaltó los rasgos y valores que no son solamente una herencia sino una línea, una obligación y responsabilidad de la generación que actualmente está al frente de la Confederación más grande y fuerte de México.

Al recordar el 24 aniversario luctuoso de Fidel Velázquez, dijo que los cetemistas ante los embates del poder y de la sinrazón hacia el sector obrero, recurren a las enseñanzas de un hombre que nunca se dobló, ni cedió en los valores ni propósitos del movimiento obrero.

La dirigencia del movimiento obrero convoca a todas las trabajadoras y trabajadores, a no tener miedo a la ley, “porque a la ley nos atenemos, a la ley nos abocamos y a la ley permanentemente respetamos, para alcanzar una mejor calidad de vida”, subrayó.

El acto se llevó a cabo en la explanada del edificio de la Ciudad de México, cumpliendo con todos los protocolos de sanidad, donde dirigentes de trabajadores embotelladores, harineros, panificadores, de la televisión y radio, de la industria textil, comercio, transporte, femenil, metalmecánica, entre otros, montaron guardias de honor al lado del busto del que fuera el más poderoso líder obrero de México.

A los 97 años de edad, Fidel Velázquez Sánchez era respetado incluso por el presidente en turno, aún a esa edad, el «eterno» líder de la CTM podía convocar a una huelga general de los trabajadores y las autoridades y empresarios temblaban con la sola idea de una huelga general, tal y como sucedió con por más de 50 años en que dirigió los destinos del Movimiento Obrero Organizado.

El problema se presentó cuando los que lo sucedieron, cada vez fueron más débiles al enfrentar los cambios y la alternancia del poder, porque poco a poco fueron sustituidos los sindicatos por la llamada sociedad civil y dejaron de ser un movimiento que influía en las decisiones más importantes del país, como la creación de instituciones en beneficio de los trabajadores como el Seguro Social o el INFONAVIT.

Hoy, esas instituciones como otras del mismo estilo enfrentan tantos problemas que el Movimiento Obrero que cada año pierde mayor credibilidad no podrá evitar en un futuro cercano, la desaparición de esas instituciones y del que hace muchos años fue un poderoso pilar de la sociedad, hoy debilitado por la división de quienes lo formaron, «el Congreso del Trabajo».

serieys@hotmail.com