La Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó a la Comisión de Vigilancia la Primera Entrega de Informes Individuales del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2020.

En su mensaje inicial, la diputada Marcela Guillermina Velasco González (PRI), secretaria de la Comisión de Vigilancia de la ASF, refrendó el compromiso de apuntalar la fiscalización, control, transparencia, rendición de cuentas y correcto ejercicio de los recursos públicos, por lo que se iniciará la revisión de la Cuenta Pública 2020.

Precisó que en el Programa Anual de Auditorías de la Fiscalización Superior, la ASF realizó mil 523 auditorías y 17 estudios y evaluaciones de políticas públicas a dependencias de los tres poderes, órganos constitucionales autónomos, entidades federativas y gobiernos locales. 

“Recibimos en esta Primera Entrega de Informes Individuales un total de 125 auditorías, de las cuales 104 son de cumplimiento, cuatro de desempeño, una combinada de cumplimiento y desempeño y 16 de cumplimiento de inversiones físicas, teniendo en curso un total mil 398 auditorías”, explicó.

Apuntó que la fiscalización superior tiene como propósito evaluar los resultados de la gestión financiera de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los órganos constitucionales autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública federal, el correcto uso de los recursos federales que ejercen las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México.

Posicionamiento de diputadas y diputados

El diputado Daniel Gutiérrez Gutiérrez (Morena) afirmó que se analizarán a detalle los informes entregados, se formularán las observaciones y se dará seguimiento puntual a los procedimientos en caso de irregularidades, con el fin de fortalecer el trabajo que la ASF ha realizado. “La objetividad e imparcialidad deben ser una premisa imperativa en toda labor de fiscalización que erradique todo sesgo político”.

Consideró que para la democracia es fundamental robustecer la eficiencia, confianza y credibilidad de la ASF como órgano superior de fiscalización y pilar elemental de la transparencia y rendición de cuentas en el Sistema Nacional Anticorrupción.

De la misma bancada, el diputado Iván Arturo Pérez Negrón dijo que los informes constituyen un instrumento fundamental para la rendición de cuentas y la supervisión de la gestión administrativa. La información de la ASF permite detectar las posibles áreas de riesgo y evaluar la eficacia de la legislación en la materia para realizar las reformas necesarias para prevenir y combatir la corrupción.

“Vamos a estar muy pendientes de que se hayan cumplido los objetivos y metas de los programas federales y que, en el caso del gasto federalizado, las y los gobernadores y presidentes municipales hayan ejercido los recursos con transparencia y pulcritud”, añadió.

Del PAN, la diputada Gloria Romero León reconoció el trabajo de la Auditoría y dijo que insistirán en el tema de las adjudicaciones directas. Mencionó que durante 2019 el Gobierno Federal adjudicó sin licitar el 80.4 por ciento de las compras y obras públicas, mientras que en 2020 las adjudicaciones directas por más de 205 mil 195 millones de pesos representaron el 80.9 por ciento del monto contratado en todo el año.

“Las dependencias federales realizan sistemáticamente adjudicaciones directas, ocho de cada 10 contratos son realizados mediante procesos sin concursos, y además representan una mayor cantidad de recursos públicos”, recalcó. 

El diputado Sergio Armando Sisbeles Alvarado (PRI) afirmó que los informes servirán de base para un mejor diseño, implementación y evaluación de políticas públicas. Consideró que la ASF tiene un desempeño ejemplar en la fiscalización de los recursos y recordó que mejorará su desempeño con auditorías digitales en tiempo real, derivadas de reformas hechas en esta Legislatura.

El PRI, añadió, está convencido de que un gobierno debidamente fiscalizado hará mejor uso de los recursos públicos; en contraparte, un gobierno sin fiscalización es proclive al dispendio y a la ineficiencia en perjuicio de México.

La diputada María Teresa Marú Mejía (PT) dijo que si bien la ASF presentó un gran avance en las recuperaciones, aún quedan pendientes por aclarar 653 mil 476.7 millones de pesos de las Cuentas Públicas de 2000 al 2019; por ello, es fundamental que la Auditoría brinde acompañamiento permanente a las Instituciones que conforman el Sistema Nacional Anticorrupción.

Mencionó que durante el mismo periodo, la ASF ha emitido 168 mil 597 acciones de las cuales únicamente cuatro mil 752 han dado lugar a un procedimiento resarcitorio, por lo que es necesario presionar a los entes punitivos a sentenciar a los funcionarios públicos y actores involucrados en el daño a la hacienda pública.

La diputada Ruth Salinas Reyes (MC) subrayó que se le dará un seguimiento minucioso y se vigilarán los primeros datos del ejercicio fiscal 2020 que, sin duda, ha tenido grandes retos; sin embargo, agregó, no se puede dejar pasar lo pendiente de la Cuenta 2019, por lo que resulta necesario revisar a cabalidad lo que se entrega hoy.

Puntualizó que las Instituciones deben estar firmes y por eso no deben permitir que desde ningún ámbito, funcionario o mandato se pretenda “doblar” a los principios rectores de las Instituciones. “Hoy más que nunca necesitamos una Auditoría Superior firme, robusta, y llena de principios”.

El diputado Raymundo García Gutiérrez (PRD) mencionó que “el combate a la corrupción se ha quedado en el discurso del Ejecutivo y es una práctica de esta administración. No podemos pasar por alto el costo real de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que va de los 330 mil millones de pesos, originalmente señalados por la Auditoría Superior y los más de 113 mil millones de pesos que dice la Secretaría de Hacienda”.

Refirió que no se conoce el resultado de las anomalías por la compra de medicamentos que ascendieron a más de 187 mil millones de pesos; exigió que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, se disculpe por calificar como “campaña golpista” la manifestación de niñas y niños con cáncer que denuncian el desabasto de medicamentos. 

Participación del Auditor Superior de la Federación

En su participación, el Auditor Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, aseguró que la ASF atenderá las recomendaciones de las y los diputados; no obstante, ante la situación sanitaria que aún se vive, estimó necesario tener un marco legal más flexible y dinámico que le permita a la Auditoría Superior realizar su trabajo, aun en condiciones desfavorables.

Indicó que en esta Primera Entrega se da cuenta de 125 informes individuales con un total de mil 523 auditorías programadas, que se robustecerán a través de la Segunda y Tercera entregas, en octubre y febrero entrantes, respectivamente.

Se presentan, dijo, 104 auditorías de cumplimiento, cuatro de desempeño, una combinada de cumplimiento y desempeño y 16 de cumplimiento de inversiones físicas.

Sobre denuncias, muchas provenientes de las y los diputados, se han recibido 23 casos en el primer semestre del año, las cuales están en revisión.

En torno a la entidad auditada, explicó que corresponden 15 auditorías a dependencias, nueve a entidades coordinadas sectorialmente, una a entidad no sectorizada, cuatro a órganos desconcentrados y 96 a entidades federativas y a la Ciudad de México.

Sobre las acciones y observaciones se emitieron: 190 recomendaciones, 46 pliegos de observaciones, siete promociones del ejercicio de la facultad de comprobación fiscal y 37 promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria.

Colmenares Páramo indicó que del periodo de 2018 a 2021 han presentado un total de 101 dictámenes técnicos en materia de cumplimiento financiero que derivaron en denuncias de hechos por un monto superior a 18 mil millones de pesos.

A poco más de tres años de gestión, precisó, el monto de las denuncias presentadas supera 60 por ciento del total acumulado desde la creación de la Auditoría Superior.

Reconoció el apoyo de las y los diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia por el esfuerzo desplegado para fortalecer el marco normativo en que trabaja la Auditoría Superior ante la emergencia sanitaria que se vive, en particular por la posibilidad de realizar auditorías digitales mediante el Buzón Digital, por lo que reiteró su compromiso por avanzar en su perfeccionamiento y transparencia. 

Señaló que la fiscalización superior es una de las atribuciones más importantes conferidas a la Cámara de Diputados por la Constitución, por representar los intereses populares y con el objeto de operar en el mecanismo de pesos y contrapesos, base de la gobernabilidad democrática en nuestro país

Subrayó que la ASF realiza con profesionalismo y responsabilidad sus atribuciones para contribuir a fortalecer la confianza en las instituciones públicas, coadyuvar a su perfeccionamiento y resaltar la importancia del federalismo como forma de gobierno. 

Informó que se realiza el reforzamiento operativo del área especializada en investigación de faltas administrativas, con el propósito de que las observaciones de auditoría culminen cabalmente con las acciones previstas en la ley.

En planeación estratégica se avanzó en la programación de auditorías integrales y temáticas, incluyendo en la fiscalización de la Cuenta Pública 2020, 419 auditorías temáticas y 25 integrales; se incrementó la aprobación de auditorías al pasar de mil 378 a mil 523 de 2019 y 2020, respectivamente. 

Otro aspecto relevante será la ampliación de la cobertura de los entes fiscalizados en 2020, como once poderes judiciales locales, así como 27 Colegios de Bachilleres y 28 Universidades Tecnológicas que se auditan por primera vez.

Posteriormente, de forma presencial, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, Víctor Manuel Andrade Martínez, jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la ASF, hizo entrega a las y los diputados de la Comisión de Vigilancia, de manera física, los Primeros Informes Individuales de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2020.