Este jueves comenzaron a funcionar dos nuevas escaleras electromecánicas en Tacubaya de la Línea 9 del Metro, con la cuales concluye la renovación al cien por ciento de los cinco equipos instalados en dicha estación terminal, informó el Sistema de Transporte Colectivo (STC).

En la puesta en marcha de los dos nuevos equipos, el director general del STC, Guillermo Calderón Aguilera, destacó que beneficiarán a los 30 mil usuarios diarios que en promedio ingresan a Tacubaya de la Línea 9.

Agregó que las nuevas escaleras sustituyen a equipos obsoletos con 31 años de operación, en beneficio y seguridad para el público usuario.

En el complejo Tacubaya, donde confluyen las líneas 1, 7 y 9, ingresan al día un promedio de 60 mil usuarios diarios y está en proceso la renovación de cinco equipos más.

Las escaleras que hoy entraron en funcionamiento forman parte del paquete de 25 escaleras nuevas programadas para este año, que se sumarán a las 22 cuya instalación inicio el año pasado y ya están en operatividad, detalló el Metro.

Las nuevas escaleras, denominadas 9TY24S y 9TY25S, están colocados en el pasillo de correspondencia de las líneas 9 y 7. Cada una tiene una altura de 5.5 metros y facilitan el ascenso de las personas hacia el andén de la terminal Tacubaya, Línea 9, con dirección a Pantitlán.

Esta obra implicó casi dos meses de trabajos por parte del personal de instalaciones electromecánicas del STC, tiempo en el que fueron retirados los equipos viejos e incorporaron los nuevos a sus respectivas fosas; se realizó el armado de motores, cadenas, peldaños, pasamanos y componentes eléctricos.

También incluyó un periodo de pruebas dinámicas, en vacío y con peso, verificación a los sistemas de frenado de emergencia, así como mediciones milimétricas para corroborar que no existan desajustes entre los peldaños, principalmente, para garantizar su óptimo funcionamiento.

El organismo exhortó a las personas usuarias a preservar el buen estado físico de las escaleras electromecánicas del Metro de la Ciudad de México, así como evitar comportamientos que afecten las instalaciones de la Red.

Fuente: Milenio