Un juez federal concedió una suspensión provisional a Pamela Cortés, esposa de Andrés Roemer Slomianski, buscado por la Interpol por violación y otros delitos, para permitirle acceso a sus cuentas bancarias, a condición de que los fondos asegurados no tengan relación con actos delictivos o su bloqueo no obedezca a una acción acorde con los compromisos internacionales del gobierno mexicano para combatir el lavado de dinero.

Carmen María Hernández Cortés, nombre legal de la esposa del ex diplomático, promovió el amparo ante el juzgado décimo cuarto de distrito en materia administrativa, quien le otorgó la suspensión en contra de las medidas tomadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), quien bloqueo las cuentas de cónyuge de Roemer desde principios de julio pasado.

Junto con las cuentas de la esposa, también fueron bloqueadas las de las asociaciones Poder Cívico y Desarrollo de Proyectos Cynosura, que Roemer utilizaba para captar recursos de entidades federales y del gobierno de Puebla, con el argumento de financiar el evento anual denominado “Ciudad de las Ideas”.

Esta suspensión puede ser dejada sin efectos por la UIF, si prueba que existen elementos de que las cuentas de Pamela Cortés son utilizadas por Roemer para evadir la acción de la justicia, si tiene pruebas de que dichos recursos financieros provienen de actividades ilegales, o si existe una orden judicial que permitió congelarlos.

Apenas la semana pasada, otro juez federal negó descongelar las cuentas bancarias a nombre de Roemer, ante la posibilidad de que usara ese dinero para continuar prófugo.

Imágenes difundidas incluso en redes sociales han permitido ubicar a Andrés Roemer en Israel, por lo que la fiscal de justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, anunció el mes pasado que se solicitará a ese país su aprehensión con fines de extradición.