Ricardo Anaya rechazó que dos casas en Querétaro sean prueba de que recibió un soborno de Emilio Lozoya para aprobar la Reforma Energética, pues aseguró, son ‘donadas’.

En una nueva publicación en Twitter, Anaya Cortés aclaró la procedencia de las dos casas que incluyó en declaraciones patrimoniales presentadas después de la fecha en que supuestamente recibió el soborno.

Respecto a la casa en Club Campestre 7C dijo que perteneció a su mamá desde 1993, en tanto que la de Club Campestre 404 era de su suegra desde 1996.

“A AMLO sí le pueden donar un rancho, y él puede donarlo a sus hijos. En mi caso, ¡prueba aportaciones de Lozoya!”, criticó.

La carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000865/2020, citada en una nota por Milenio, señala que un mes después de que Lozoya supuestamente entregó 6 millones 800 mil pesos a Ricardo Anaya, la esposa de este, Carolina Martínez, se hizo de una casa en el fraccionamiento Club Campestre de Querétaro.

La propiedad, ubicada en Circuito Club Campestre 404, fue adquirida el 3 de septiembre de 2014, cuando el presunto soborno ocurrió a inicios de agosto de 2014.

Sin embargo, en el apartado 10 Observaciones y aclaraciones de la indagatoria, Ricardo Anaya precisó que su esposa recibió esa casa y tres locales comerciales como donación de su madre, la señora Maribel Nayalia Franco.

En cuanto a la casa de Circuito Club Campestre 7C, Anaya dijo tenerla desde marzo de 2005 gracias a una donación por parte de su madre María Elena Cortés.