La recuperación de los precios del petróleo a nivel global trajo dos efectos a las finanzas públicas de México: un crecimiento de los ingresos públicos, pero también pérdidas en la recaudación del impuesto IEPS por otorgar subsidios a los precios de las gasolinas, de acuerdo a cifras actualizadas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dadas a conocer este lunes.

De enero a julio pasados, la llegada de ingresos petroleros sumó 508,000 millones de pesos (mdp), lo que representó un incremento de 59.8% frente al mismo periodo del 2020. Este resultado ayudó a que los ingresos totales del sector público reportaran un crecimiento de 8.2%.

Los ingresos petroleros del Gobierno Federal superaron al programa en 4,700 mdp.

La llegada de ingresos tributarios sumó 2.1 billones de pesos (mdp), lo que representó un ligero crecimiento de 2.3% real anual. Los ingresos tributarios fueron mayores a lo programado en 11,300 mdp.

En el mes de julio, la recaudación del IVA fue mayor en 36.7% real con respecto al mismo mes del año anterior, en el periodo enero-julio la recaudación de ISR cayó 0.7% real anual.

Al cierre de julio, los ingresos tributarios representaron 63.2% como porcentaje de los ingresos presupuestarios del sector público, por encima de los promedios de 54.6 y 42.5% observados en las dos administraciones anteriores (2013-2018 y 2007-2012, respectivamente), informó la dependencia en un comunicado.

Cae el IEPS a gasolinas

No obstante, la llegada de ingresos por el impuesto IEPS que se cobra a las gasolinas reportó una baja de 15.7%.

Esto porque el incremento en los precios del crudo eleva el costo de la gasolina que se importa mayormente de Estados Unidos. La secretaría de Hacienda brinda un subsidio a la tasa de IEPS federal que cobra a gasolinas y diésel, es decir reduce y ajusta esta tasa cada semana de acuerdo al comportamiento del mercado de combustibles a nivel global.

Tan solo en julio, la recaudación de IEPS a gasolinas se redujo 34.5% frente al mismo mes de 2020, año de la pandemia y en que se redujo la movilidad de las personas.

Gasto creciente

En el mismo periodo, el gasto neto total ascendió a 3.7 bdp, monto superior 2.1% real a lo registrado en los primeros siete meses de 2020.

Al interior, el gasto programable ascendió a 2.7 bdp, cifra superior en 17,700 mdp respecto al monto programado.

El gasto en la función salud ascendió a 344,400 mdp, lo que implica un crecimiento anual de 3.7% real respecto al periodo enero-julio de 2020 y 2.4% real respecto al cierre de la administración anterior (enero-julio de 2018).

Fuente: expansión