El Instituto Nacional de Migración de México (INM) reprobó la agresión de su personal a un migrante el fin de semana y adelantó que tomará acciones legales contra los agresores.

El sábado, en una carretera del estado de Chiapas por donde transitaba un grupo de migrantes, en su mayoría centroamericanos, se produjo una gresca entre uno de ellos y un oficial del INM, según videos compartidos en redes sociales.

Segundos después, dos miembros más del INM acudieron a ayudar a su compañero pero terminaron golpeando al migrante, incluso tumbándolo al suelo y pateándole la cara, mientras uniformados de la Guardia Nacional custodiaban la escena con sus escudos.

“El Instituto Nacional de Migración (INM) reprueba cualquier acción que lesione los derechos humanos de la población en contexto de movilidad, e informa que notificó de lo sucedido ayer (sábado) en Chiapas al Órgano Interno de Control del INM para los efectos legales a los que hubiere lugar”, dijo la institución en un comunicado emitido la noche del domingo.

El INM agregó que “agentes federales de migración asumieron una conducta inapropiada y ajena a los protocolos y políticas de respeto que promueve el instituto”.

Alrededor de 500 migrantes, en su mayoría de Centroamérica y el Caribe, partieron el sábado de la población chiapaneca de Tapachula, cerca de la frontera con Guatalemala, en una caravana de que pretende llegar a Ciudad de México en busca de agilizar sus procesos de asilo.

En otra escena que también generó indignación en México, miembros de la Guardia Nacional (GN) golpearon con sus escudos a un migrante que cargaba a una menor de edad en medio de la lluvia, para impedirle seguir el paso de la caravana.

La GN no respondió de inmediato a solicitudes de comentarios por parte de Reuters. No obstante, en Twitter contestó a un mensaje de reprobación de Amnistía Internacional por lo sucedido en Chiapas. “Hemos aumentado los controles de supervisión para mejorar los procedimientos y evitar abusos”, se defendió.

Fuente: El Economista