El Banco de México (Banxico) reconoce que la inflación se mantendrá en niveles mayores a 5% lo que resta del año y a principios del 2022.

Durante la presentación del Informe Trimestral, el Gobernador del Banco de MéxicoAlejandro Díaz de León, matizó que se espera una moderación trimestral de la inflación que sí implica un riesgo para la formación o contaminación de precios.

En conferencia de prensa mantuvo sin cambio la previsión de inflación en 5.7% al cierre del último trimestre de este año, tal como lo anticiparon en su anuncio monetario de agosto.

El banquero central identificó cinco riesgos al alza para su expectativa de inflación que son: presiones inflacionarias externas; diversas presiones de costos para las empresas; persistencia de la inflación subyacente; episodios de depreciación cambiaria y aumentos en los precios agropecuarios por condiciones de producción nacional o por la sequia en varias regiones de Estados Unidos.

El Banxico también ajustó al alza su expectativa de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) de este año y anticipa como escenario central una tasa de 6.2% con un rango que puede fluctuar entre 6.7% y 5.7 por ciento.

Esta previsión se encuentra por arriba del pronóstico que tenían en junio, cuando esperaban un “rebote” cuya trayectoria estaba entre 5% y 7% con un escenario central de 6 por ciento.

El banquero central precisó que el nuevo escenario incorpora el impacto positivo del comportamiento que tendrá la economía de Estados Unidos, que es el principal socio comercial del país y por el avance que se ha logrado en la vacunación.

El Gobernador Díaz de León identificó cuatro riesgos a la baja para el escenario actualizado del PIB: un mayor recrudecimiento de la pandemia o retrasos en la vacunación; que se prolonguen los cuellos de botella a nivel global y mayores costos de insumos; episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales y una recuperación de la inversión menor a la esperada.

Fuente: El Economista