El senador de Morena e integrante de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, Elí Cervantes consideró que las diferencias entre esta organización y las autoridades federales y estatales son superables, ante lo cual llamó a resolver los desencuentros a través del diálogo.

“La CNTE y el Obradorismo, como movimientos sociales, tienen orígenes distintos y una concepción de la lucha diferente. Es comprensible y además es natural que se den desencuentros que desde mi punto de vista son superables si en las partes priva la buena voluntad”, declaró en conferencia de prensa.

El senador que dejó el grupo de primaria para suplir a Primo Dothé, recordó que esta CNTE que protestó la semana pasada en Chiapas impidiendo el paso al presidente, Andrés Manuel López Obrador, es la misma que fue reconocida por el primer mandatario como “la única organización que soportó el violento vendaval del neoliberalismo” y agregó que es una organización que ha sufrido asesinatos, cárcel, despidos, satanización en todo el país y por supuesto en Chiapas.

De esa manera, llamó al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón a dialogar y resolver la problemática magisterial y social en su Estado “porque no solamente integrantes de la CNTE buscaron al presidente en esa accidentada gira, sino trabajadores de la salud, del transporte y estudiantil entre otros. La política electoral o partidista y sus confrontaciones no deben servir de excusa para descalificar ninguna de las demandas sociales”.

Asimismo, rechazó que el ex gobernador de Chiapas y actual coordinador de los senadores del PVEM, Manuel Velasco, esté detrás de las protestas de los maestros de la CNTE en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La Transformación de nuestro país obliga al diálogo y a la apertura, exhorto para que este se dé y pongo toda mi voluntad para poder contribuir”, refirió.

Fuente: 24 horas