El huracán Olaf se debilitaba el viernes tras golpear la zona turística de Los Cabos, en el extremo sur de la península Baja California, dejando fuertes lluvias, vientos y oleaje en la zona, sin que se hayan reportado hasta el momento daños humanos o materiales.

A las 05:00 hora local Olaf se ubicaba a 55 kilómetros al este-sureste de La Paz, Baja California Sur, y soplaba vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora (km/h), de acuerdo al Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

El ciclón se dirigía a 17 km/h hacia el noroeste, en una trayectoria paralela a la costa oeste del estado Baja California Sur, donde están La Paz y Los Cabos.

Autoridades estatales cancelaron el jueves actividades en la zona, tradicional destino de turistas estadounidenses y canadienses, y fueron suspendidos casi 50 vuelos.

Olaf, que llegó a tierra la noche del jueves como huracán de categoría 2, causará en las próximas horas lluvias puntuales intensas (de 75 a 150 milímetros, mm), posibles trombas marinas y oleaje de tres a cinco metros en el estado Baja California Sur, según local Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Se esperan también intervalos de chubascos en Nayarit y Sinaloa, y el sur del Mar de Cortés, según Conagua, que alertó sobre posibles “deslaves, incremento en los niveles de ríos y arroyos, y desbordamientos e inundaciones en zonas bajas”.

El NHC pronosticó que Olaf se debilitará a tormenta tropical la noche del viernes, cuando se empiece a alejar de la costa.

Fuente: reuters