“No quiero estatuas ni monumentos, tampoco calles con mi nombre”, afirmó, tajante, el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia mañanera de este viernes en el Salón tesorería de Palacio Nacional.

Así respondió el mandatario cuando le preguntaron si pensaba colocar una escultura suya en el Paseo de los presidentes en el ahora Centro Cultural Los Pinos.

López Obrador añadió que en su testamento tiene claramente definido que no debe utilizarse su nombre para rendirle culto alguno.

“Ya no es tiempo de rendir culto a las personalidades, en mi caso tengo escrito en mi testamento que no quiero que se use mi nombre para nombrar ninguna calle, no quiero estatuas, no quiero que usen mi nombre para nombrar una escuela, un hospital, nada absolutamente”, enfatizó.

El mejor homenaje que, dijo, se puede hacer a un dirigente es seguir su ejemplo, no convertirlo en piedra.

Y el mandatario aprovechó para pronunciarse a favor de la reubicación de la estatua de Cristóbal Colón en la glorieta que llevaba su nombre en la avenida Paseo de la Reforma y que ese lugar sea ocupado por la escultura de una mujer indígena.

“Sí estoy de acuerdo con la cabeza de mujer estilizada con rasgos olmecas que se va a poner en donde estaba la Glorieta a Colón, que se va a reubicar, en eso sí estoy totalmente de acuerdo, porque a partir de la invasión, hace 500 años, se quiso ocultar el pasado artístico cultural de los pueblos originarios, las grandes culturas del México prehispánico, y eso lo tenemos que exaltar”, puntualizó.

Y remachó:

“Por eso ahora se va a inaugurar el día 27 de este mes, una exposición tanto en el Museo de Antropología como en el edificio de la Secretaría de Educación Pública que se va a llamar ‘La Grandeza de México’, y es para mostrar piezas y códices, la importancia de las grandes civilizaciones que florecieron en México antes de la llegada de los invasores”.  

Fuente: Proceso