El sentimiento de unidad que corrió como pólvora cuando México conquistó su Independencia, también se hizo presente hace unos días en el Instituto Politécnico Nacional, institución que se ha ganado, a lo largo de sus 85 años de existencia, su derecho a decidir por sí mismo cualquier cambio y transformación de su vida institucional, sin ninguna injerencia, ni intereses externos, resaltó el Director General del IPN, Arturo Reyes Sandoval.

La Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, ha señaladoen diversos foros que la Nueva Escuela Mexicana busca convertir cada escuela en un auténtico centro comunitario, para la convivencia social, armónica y solidaria.

Al presidir la Ceremonia Cívica del IPN por el 211 Aniversario de la Independencia de México, Reyes Sandoval exhortó a la comunidad politécnica a fortalecer los lazos y sentimientos de unidad, “porque sólo unidos podremos decidir nuestro propio camino y defender las causas propias”.

El titular de esta casa de estudios exaltó: Somos la comunidad politécnica, porque a base del estudio, el conocimiento, la técnica y el trabajo alcanzamos las conquistas universales y las ofrecemos a nuestro pueblo; porque nos duele la Patria en las entrañas y aspiramos a calmar sus dolencias, y porque traducimos nuestra bandera tricolor como trabajo, deber y honor

Destacó que el desarrollo científico y técnico nunca ha sido ajeno a los movimientos sociales que han dado forma a grandes naciones, como lo es nuestro México. “Estos movimientos han propiciado grandes avances en la ingeniería, la tecnología y en la ciencia. Es el caso de México, después de 211 años del inicio de la Independencia, estos avances tecnológicos han permitido consolidar al país como una nación estable y próspera”.

En este día tan espacial para todos los mexicanos y al recordar a los héroes que dieron su vida por lograr la libertad, Reyes Sandoval enfatizó: En la Independencia de México coincidieron voluntades y sentimientos; no fue un movimiento en el que se sumaron individuos, fue la unión de ideas y propósitos comunes. Nuestra independencia, dijo, se condujo por el anhelo de unificar a todos los estratos sociales en el reclamo de mejores condiciones; fue la causa común que iluminó la posibilidad de resolver las situaciones sociales injustas.

Frente a la estatua del General Lázaro Cárdenas, fundador del IPN y cuyo nombre lleva la plaza localizada en la Unidad Profesional “Adolfo López Mateos”, el Director General del IPN pronunció: Me enorgullece ser mexicano y pertenecer al Instituto Politécnico Nacional, a la comunidad politécnica, que ha sido parte del florecimiento de la nación soñada en la Revolución Mexicana y la Independencia. “Somos la comunidad politécnica para prender una antorcha en el altar a la Patria; somos la comunidad politécnica ¡fuerte y digna!, porque nos une y seguirá uniendo el propósito común de poner: La Técnica al Servicio de la Patria”.