Por. Abiud Hernández Leyva

-Sin perdón de España para México.
-Una lucha poco legítima por colectivos feministas.
-Acapulco en el ojo político de un gobierno a medias.

“Andrés por parte de los Aztecas, Manuel por parte de los Mayas, López es mezcla entre aztecas e incas y Obrador de Santander (España)”. Así lo relató José María Aznar, ex Presidente de España, al burlarse de AMLO, sobre la petición de pedir perdón sobre la conquista de los pueblos originarios en México. Una cortina de humo internacional donde su palabra no vale ante los demás países, lo que da como resultado este tipo de burlas que dejan al país sin referentes en el mundo. Hoy vemos un presidente sin bases ni argumentos ante temas internacionales, la historia es parte de su discurso, un ejemplo de lo mal que está el gobierno de la 4t. A pesar de que se siga diciendo que se necesita el perdón para el pueblo mexicano, la verdad nos hace ver que gran parte de lo que es México, es gracias a la conquista, que la sangre de más de la mitad de la sociedad tiene sangre española, así que esta demás tratar temas que no tendrán solución y el presidente seguirá con sus cortinas de humo para poder mantener contentos a su seguidores. Ante la marcha en la semana de colectivos feministas por el derecho al aborto en nuestro país, lamentablemente algunas mujeres que pertenecen a colectivos dejan sin sustento las peticiones de las verdaderar colectivas que tienen sustento en sus marchas. Los hechos vandálicos hacia negocios, fachadas de casas e instituciones denotan la poca educación de un sector que no tiene visión de vida ni mucho menos voz para poder exigir derechos que violan al crear desmanes. Lamentable que ahora las autoridades sólo observen la violencia que se ejerce contra todos durante las manifestaciones, es hora de que como sociedad se les exija que tengan como principal sustento el respeto hacia los demás y que se castigue a quien no cumpla con este principio. Que la mujer mexicano levante su voz y se escuche para que tengan los mismo derechos dentro de la sociedad, pero siempre y cuando sea en una forma de pedir de manera educada y sin desmanes.

Después de los lamentables hechos del incendio del antro Baby’O en Acapulco y ante el inicio de la nueva administración en ese municipio guerrerense, se pone en el aire un llamado de atención hacia la política pública que realizó el antiguo gobierno municipal, ya que con este incidente se pone en alerta al sector económico del punto turístico más importante de México. Dando a conocer que no existe gobernabilidad que pueda detener los atentados contra cualquier empresario. Acapulco es un referente en el mundo y esta lamentable noticia le resta puntos para el turismo nacional e internacional, ahora le toca a la autoridad municipal y del estado dar resultados para que se renueve la confianza de los inversionistas para el país y la tranquilidad de los acapulqueños. Y a pesar de que el presidente AMLO, declare que no puede culpar a organizaciones delictivas sobre este ataque, las imágenes presentadas de cómo prendieron fuego al Baby’O, hablan por sí solas de la inseguridad que se presenta en Acapulco.