HÉCTOR MOCTEZUMA DE LEÓN

Nunca desde que tengo noción sobre las relaciones bilaterales entre México y los Estados Unidos había visto tantas reuniones entre funcionarios de alto nivel en tan poco tiempo de una nueva administración norteamericana. ¿Será que Biden le quiere poner marcaje personal al presidente Andrés Manuel López Obrador ante los desbordes o alocadas del tabasqueño?

En los casi 10 meses que lleva en la presidencia de los Estados Unidos el demócrata Joe Biden, se han realizado más reuniones entre funcionarios de alto nivel, tanto en la capital mexicana como en Washington que en cualquiera otra. Asimismo han visitado a México para reunirse con el presidente y otros funcionarios mexicanos: la vicepresidenta Kamala Harris, el Secretario de Seguridad Interior Alejandro Mayorkas; el subdirector de la CIA y quien encabezó la delegación norteamericana en la reunión de este viernes, Antony Blinken. Asimismo se han celebrado videoconferencias entre los dos presidentes.

El Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, se reunió recientemente en la capital de los Estados Unidos con su contraparte norteamericana el fiscal general, Merrick B. Garland. De eso nada se supo.

A diferencia del anterior diálogo de alto nivel entre funcionarios de los dos países, la celebrada este viernes en Palacio Nacional contó con un ingrediente adicional, la participación del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin la participación de su contraparte, el inquilino de la Casa Blanca.

De la reunión de ayer poco sabremos sobre sus verdaderos alcances , la información oficial sobre estos eventos, siempre es escueta, pero una

cosa queda clara, lo verdadero importante estuvo en el encuentro, en corto, entre López Obrador y Blinken, lo que dará pie a las especulaciones, sobre todo que el Secretario de Estado le puso los puntos sobre las íes al mandatario mexicano.

Está claro que en materia de seguridad los norteamericanos no están de acuerdo con la estrategia del gobierno de la 4T de los abrazos no balazos, ellos quieren resultados. El periodico Milenio publicó en su edición de ayer que Estados Unidos quiere que extraditen a 20 capos mexicanos del narcotráfico. Pero el gobierno mexicano no los toca ni con el pétalo de una rosa y los deja ir como sucedió en el 2019 con Ovidio Guzmán, el hijo del “Chapo”.

La Iniciativa Mérida firmada en el gobierno panista de Felipe Calderón fue sustituida por el Acuerdo Bicentenario México-Estados Unidos para la seguridad, podría ser más de lo mismo, si no hay voluntad de los dos gobiernos, sobre todo el mexicano, de entrarle de lleno a la lucha en contra del narcotráfico.

¿Será que el presidente Biden pone marcaje personal a López Obrador porque no quiere tener problemas en su frontera sur? Tarde o temprano lo sabremos.

++++++

A invitación de Ricardo Monreal, el canciller Marcelo Ebrard comparecerá ante el Pleno de la Cámara de Senadores para explicar los acuerdos de la reunión de alto nivel, entre funcionarios de México y los Estados Unidos celebrada este viernes en Palacio Nacional. Será muy difícil que los legisladores le saquen a Ebrard lo que realmente sucedió en la sede del poder nacional, sobre todo si hubo jalón de orejas, eso jamás se revelará…La tlaxcalteca Beatriz Paredes se encuentra hospitalizada con triple fractura en el tobillo y lesiones en la columna vertebral luego de la volcadura de su camioneta cuando regresaba de Hidalgo en donde estuvo presente en el Informe de Labores de la senadora hidalguense Nubia Mayorga.

circuitocerrado@hotmail.com @HctorMoctezuma1