Por: Fernando Moctezuma Ojeda – @FerMoctezumaO

La urgencia de hacer pasar la reforma eléctrica de López Obrador es cada vez más evidente. A pesar de que va en contra de toda lógica internacional, Andrés Manuel vive en una constante negación de los que denomina los ‘modelos neoliberales’, con el único afán de denostar a “la oligarquía”, y demostrar que, según él, tiene razón en su actuar. 

Quienes hemos seguido de cerca cada una de sus acciones, nos hemos dado cuenta de que realmente sus decisiones no tienen ningún sustento; ordena y ejecuta sólo con el hígado, y por eso mismo, como lo hemos comentado anteriormente, todo lo que sale mal es culpa de los demás.

Dentro del resentimiento que les caracteriza, tanto a él como a sus seguidores, no les importa perder lo poco o mucho que puedan tener; sólo les importa que el de junto no tenga más. Así funciona su lógica.

Peor que eso, resulta el hecho de que, al final, los más afectados siempre son los que más le aplauden, ya sea por ignorancia o conformismo, creen genuinamente que su situación mejorará a costa de la pérdida de otro. 

Por eso aquello de que “la electricidad era tuya y te la vamos a devolver” juega perfectamente con estos sentimientos, aunque sabemos perfectamente que ni la electricidad, ni el petróleo, ni los minerales son nuestros, sino del Estado; y si usted piensa lo contrario, dígame cuándo ha recibido un solo peso, en su bolsa, de las utilidades generadas por estos bienes. 

El Estado Mexicano está, al menos en el papel, para crear y sostener las condiciones para atraer inversión, generar empleos, industria, empresas, maquila y certidumbre jurídica y económica; no para regalar y subsidiar dinero que, a final de cuentas, sale de los impuestos de quienes somos productores de bienes y servicios, como usted, y como yo, que pagamos al fisco. 

El ‘jueguito’ de la división y polarización le ha salido muy bien a esta Cuarta Transformación, y la oposición más bien parece que anda en subasta, sin mayor ideología, y mucho menos congruencia. 

Dijo William Shakespeare que “quien trabaja por la paga y sirve por conveniencia, en cuanto llueve se larga y te deja en la tormenta”. Yo: #SóloDigoLoQueVeo. 

JUEGO DE CARTAS: 

RFC: La Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados convocó a discutir y votar para hoy los dictámenes de Miscelánea Fiscal y Ley de Ingresos 2022 sin modificar los criterios generales de la política económica, con la precisión de que la inscripción de los jóvenes a partir de los 18 años en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) no implicará obligaciones fiscales ni dará lugar a la aplicación de sanciones. “Las personas físicas mayores de edad deberán solicitar su inscripción al Registro Federal de Contribuyentes. Tratándose de personas físicas sin actividades económicas, dicha inscripción se realizará bajo el rubro ‘Inscripción de personas físicas sin actividad económica’, conforme al reglamento de este código, por lo que no adquirirán la obligación de presentar declaraciones o pagar contribuciones”, cita el proyecto.  //PENSIÓN: La bancada de Movimiento Ciudadano de San Lázaro propuso la creación del Fondo de Pensión Rural Digna, a fin de “combatir la desigualdad en el campo”. De acuerdo al Coneval, en 2019 se identificó que el 87.7 % de quienes viven del campo se emplean en actividades no reguladas, en condiciones vulnerables que no garantizan sus derechos laborales. //UNAM: El rector de la máxima casa de estudios, Enrique Graue, aseguró que el retorno a clases presenciales en la UNAM se hará cuando toda la comunidad estudiantil tenga su esquema de vacunación completo, y de forma voluntaria. “Urge, por cierto, que los estudiantes de Ciencias de la Salud lo hagan a la brevedad posible, pero para ello, sin entrar en polémicas, necesitan estar vacunados”, señaló. //AFORE: La reactivación económica permitió que se generen más empleos formales, de acuerdo con cifras el IMSS, QUE durante septiembre añadieron más de 174 mil  nuevas plazas.Esta mejora coincide con los menores retiros por desempleo de las AFORE, cuando hubo una reducción anual del 4.9% con un total de 1,896.2 millones de pesos, según cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

P.D: La realidad no es interpretativa.