La pandemia creó un sinfín de retos para la impartición de la justicia, pero también dio la oportunidad de pensar y mejorar el acceso a ella, afirmó el magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) Reyes Rodríguez Mondragón.

Al participar en la Cuarta Asamblea Plenaria de la Red Mundial de Justicia Electoral, que reúne a más de cien juezas, jueces, expertas y expertos electorales de todo el mundo para analizar el tema global «Democracia y corrupción» desde una perspectiva jurisdiccional-electoral, destacó que para hacer frente a los retos planteados por la pandemia del COVID-19, el TEPJF implementó dos mecanismos de justicia digital que fueron las sesiones públicas digitales y el juicio en línea.

Durante su intervención en la mesa 5, “Independencia Judicial en Medio de una Pandemia”, precisó que en el caso del juicio en línea se utilizó para que se recibieran las demandas de la ciudadanía, pero reconoció que todavía existen retos en esa materia porque de los 134 medios interpuestos ante el Tribunal Electoral, tanto en la Sala Superior como en las Salas Regionales, 58 no fueron analizados por presentarse de forma incorrecta.

La mesa, que tuvo como objetivo identificar retos, oportunidades y proponer nuevas vías para que la Red Mundial de Justicia Electoral abone a la solidez institucional de sus miembros, fue moderada por Josep María Castellá, profesor de derecho de la Universidad de Barcelona.

Tras agradecer al magistrado José Luis Vargas Valdez por la iniciativa para la formación de la Red Mundial de Justicia Electoral, el magistrado presidente Reyes Rodríguez indicó que un factor crucial para enfrentar desde la justicia electoral frente a situaciones de emergencia futuras es la administración de recursos adicionales para modernizarse y digitalizarse, así como la implementación de mecanismos para una mayor protección de la información que se maneja de forma remota.

En su oportunidad, la directora y secretaria de la Comisión de Venecia, Simona Granata-Menghini, destacó que durante la pandemia en casi todos los países que forman parte de esta organización, hubo cambios en el funcionamiento de los tribunales que los llevaron a realizar audiencias en líneas, y reconoció que no estábamos preparados para el tamaño y la duración de la pandemia.